Deportes

La barra brava de Barcelona visitó a los jugadores

La Sur Oscura llegó a las instalaciones del estadio Monumental para hablar con los jugadores de la crisis deportiva.

Sur Oscura Barcelona
Referencial. Matías Oyola, capitán de Barcelona, recibió a los hinchas y se comprometió con la mejoría. Valentina Encalada / EXPRESO

No es la primera vez que en el fútbol ecuatoriano las barras bravas son protagonistas de una noticia, tampoco que visitan a los futbolistas de su club para "apretarlos" un poquito por el mal momento que atraviesan. La Sur Oscura, barra brava de Barcelona, visitó ayer el estadio Monumental para dialogar con sus jugadores y expresarles su inconformidad con el presente del club.

El entrenamiento de esta mañana en el estadio Monumental fue a puertas cerradas, sin embargo los barristas lograron superar el cerco de seguridad y se aproximaron hasta donde concentraban los jugadores amarillos para expresarles su descontento.

Uno de los hinchas que estaban dentro de esta protesta, puso en le red social Twitter que los barristas no fueron con la intención de agredir a nadie. "La Sur Oscura fue con cánticos y sin desmanes a pedirle a los jugadores de Barcelona que ganan a Aucas y sean campeones. Matíás Oyola, Damián Díaz y otros futbolistas se comprometieron. Todo sin violencia", expuso el fanático canario.

En el siguiente vídeo se ve cómo los barristas desarrollan cánticos hacia sus jugadores. Saben que la crisis deportiva de Barcelona los podría dejar sin celebrar nada este año y quiere evitar eso.

Esteban Dreer

Esteban Dreer: "Ya hablaremos de la renovación, hoy importa el partido del jueves"

Leer más

Luego de que la situación se normalizó, los barristas de Barcelona, según varias fuentes, dejaron las instalaciones en forma pacífica y sin violencia. Aunque algunos hasta se burlaron de algunos periodistas por no poder ingresar a cubrir lo sucedido.

Casos como este ya sucedieron este año en el Astillero. Hace meses, los hinchas de Emelec fueron a molestar a sus representantes quejándose del mal momento deportivo. El hecho no pasó a mayores y también se pudo contener a su debido tiempo.