Países Bajos descifra datos conducción almacenados por Tesla en sus coches

  Ciencia y Tecnologia

Países Bajos descifra datos conducción almacenados por Tesla en sus coches

Tesla Motors almacenaba datos relacionados con accidentes en un registrador de datos de eventos

La institución neerlandesa ha logrado dar con información que Tesla creía que tenía bajo una estricta protección, pero el paso dado por primera vez por el NFI podrá “ayudar a encontrar la verdad después de los accidentes”.
La institución neerlandesa ha logrado dar con información que Tesla creía que tenía bajo una estricta protección, pero el paso dado por primera vez por el NFI podrá “ayudar a encontrar la verdad después de los accidentes”.EFE

El Instituto Forense de los Países Bajos (NFI), del gobierno neerlandés, anunció este jueves que ha logrado “leer, traducir y publicar” los datos de conducción decodificados que la marca de coches Tesla almacena en sus vehículos, lo que podría utilizarse para investigar accidentes de tráfico en todo el mundo.

Elon Musk.

Musk anuncia un robot humanoide en medio de investigaciones sobre Tesla

Leer más

La institución neerlandesa ha logrado dar con información que Tesla creía que tenía bajo una estricta protección, pero el paso dado por primera vez por el NFI podrá “ayudar a encontrar la verdad después de los accidentes”.

Tesla Motors almacenaba datos relacionados con accidentes en un registrador de datos de eventos, conocido como EDR en inglés, y los investigadores descubrieron muchos más datos -en especial de los modelos S, Y, X y 3-, que resultan relevantes para la ciencia forense.

“Estos datos contienen una gran cantidad de información para investigadores forenses y analistas de accidentes de tráfico, y pueden ayudar con una investigación criminal después de un accidente de tráfico fatal o un accidente con lesiones”, señaló Francis Hoogendijk, investigador digital de NFI.

Los automóviles almacenan, entre otras cosas, datos del funcionamiento de los sistemas de asistencia al conductor, como Autopilot, el sistema de conducción semiautónomo de Tesla, pero también registra la velocidad del vehículo, la posición del pedal del acelerador, el ángulo del volante o el accionamiento de los pedales de freno.

Lo que hace la compañía es registrar los datos sin procesar en archivos de registros, por lo que están codificados, y los proporciona después de una orden judicial o de la fiscalía, pero el NFI es el primer instituto que logra “leer, traducir y publicar” estos datos descifrados sin intervención de la empresa.

“Hemos analizado completamente cómo funciona el sistema de registro, también analizando el software en detalle. Para estimar correctamente qué datos se pueden reclamar, es esencial saber qué datos almacena un coche, de qué fuente, con qué frecuencia y también cómo exactamente esos datos se corresponden con la realidad”, añade el investigador.

tesla

Tesla invierte 1.500 millones de dólares en bitcoin

Leer más

Tesla tiene acceso remoto a estos datos, que se envían periódicamente desde el vehículo al fabricante y, subraya Hoogendijk, “sería bueno que estos datos estuvieran disponibles con mayor frecuencia para las investigaciones forenses, ahora que sabemos qué tipo de datos se pueden obtener” de uno de estos coches.

Los archivos de registro contienen todas las señales registradas y pueden contener datos de más de un año, dependiendo de la frecuencia con la que se utilice el vehículo, dice el organismo neerlandés.

El documento presentado hoy por NFI describe dónde se puede encontrar qué información en los diferentes tipos de vehículos de Tesla, cómo acceder a estos datos y qué precauciones deben tomarse para su adquisición y análisis.

Las mediciones de la velocidad del vehículo registradas en los archivos demostraron ser “muy precisas”, con desviaciones inferiores a 1 kilómetro por hora.