No sea el ‘grinch’ de las fiestas

  Buenavida

No sea el ‘grinch’ de las fiestas

Todos están alegres por la celebración, pero ¿usted está apático y distante? Dése la oportunidad de cambiar y disfrutar con sus seres queridos.

Psicología
Sí es posible vencer esa apatía, intégrese a la celebración.Shutterstock

La Nochebuena ya acabó, pero las fiestas aún no. La próxima semana se celebra fin de año y hasta el 6 de enero, muchos continúan reuniéndose para el intercambio de regalos o para el tradicional reencuentro anual con sus amigos de la infancia. Si es de las personas que asiste a sus invitaciones por obligación, pero no las disfruta a plenitud porque prefiere no socializar o mantiene una actitud negativa; quizás sea el grinch de la fiesta. ¿Por qué algunos suelen tener ese comportamiento? ¿Qué deben hacer sus allegados? Estas y más dudas responde el psicólogo Samuel Merlano.

Viaje al pasado

Son varias razones por las cuales alguien puede tener una actitud introvertida, esté de mal genio o ser apático a las fiestas de fin de año y demás. Merlano cita algunas de ellas: la pérdida de un ser querido, atravesar una separación amorosa, estar en crisis económica o tener un problema laboral. “La mayoría de quienes tienen estos comportamientos es porque a través del tiempo, algunos sucesos han hecho que pierdan esa emoción que genera una nueva etapa o un tiempo de compartir en familia”.

Otro motivo por el que se podría generar desinterés de pasar un momento ameno podría ser a causa de cómo vivió su infancia. “Si en su niñez no recibió ninguna muestra de afecto o no celebraba las fiestas decembrinas porque sus padres decían que eran como un día igual al resto, para esta persona ahora en la adultez, podría ser normal no expresar ningún interés o emoción en estas fechas”, añade Merlano.

Psicología

Perdonar es también crecer

Leer más

Qué hacer

Si usted se ha dado cuenta de que tiene este comportamiento porque es de los que se queda en una esquina sin socializar y a la espera de que termine la fiesta, lo primero que debe hacer es identificar por qué actúa así y poco a poco intentar socializar con sus seres queridos. No reprima sus sentimientos y recuerde que si está ahí es porque las personas que lo rodean lo estiman. “Vivir en un constante pesimismo sin poder emitir afectividad es negativo para su salud psicológica. Lo importante es haber tomado conciencia de eso y decir: esta actitud no me permite vivir mi presente a plenitud”, menciona el experto.

Mensajes de ánimo

Si identifica a alguien que se autoexcluye del grupo y tiene esta actitud, no dude en ser empático e intégrelo en las actividades. En ocasiones, un abrazo, unas palabras de ánimo o una conversación amena pueden animarlo a compartir.