Mente

¿Preparados para la convivencia?

Antes de casarse o unirse, la pareja se alista en la parte física y financiera, pero la preparación psicológica y emocional es mucho más importante.

pareja
Cuando uno contrae matrimonio ya no puede tener deseos o motivaciones individualistas.Archivo Shutterstock

Juan Carlos y Elizabeth tienen cinco meses de casados y actualmente están recibiendo consejería matrimonial, pues pequeños problemas como ronquidos, dejar la ropa sucia en cualquier lugar (no en la cesta respectiva), comer en la cama, no bajar la tapa del urinario, no ser puntual al recogerla, etc., han empezado a friccionar la relación y lo que se pensó que iba a ser una luna de miel eterna, se ha convertido en una fuerte y dura prueba.

familia

¿Cómo y cuándo le presento mi nueva pareja a mis hijos?

Leer más

“Es que lastimosamente se da más prioridad al spa y al gabinete, que a la parte psicológica, cuando en realidad es importante que los futuros esposos se den cuenta de que la relación humana es bastante complicada. Por eso es necesario que se prepare, que sepa que se presentarán conflictos (por la proximidad o cercanía existente), pero que estos son parte natural de la relación, que es cuestión de adaptación, que se los enfoque de manera constructiva, que no lo tome como algo en contra, sino como oportunidad para el crecimiento como pareja, familia y proyecto de vida”, explica la psicóloga clínica Karina Vallejo, quien indica que hechos insignificantes como estos pueden generar separaciones.

Esto ocurre cuando la pareja no es madura, no dialoga, cuando los conflictos van en escalada y no son resueltos.  

Objetivos y acuerdos 

La convivencia en el matrimonio debe enfocarse en el propósito por el cual se está uniendo a alguien de por vida, manifiesta Verónica de Molina, licenciada en consejería familiar, quien considera que es algo que se conversa poco. 

“La decisión de casarse se toma porque yo te amo y tú me amas y listo, pero debe de ir más allá. Este fin debe ser conversado con su pareja, analizado y establecido en común acuerdo. Plantearse preguntas como: ¿me caso porque yo quiero ser feliz o porque quiero hacer feliz a mi pareja? Partiendo de esa realidad, buscaré hacer la convivencia más armónica. No es el hecho de buscar hacer las cosas a mi manera, sino intentar llegar a acuerdos (es válido negociar y ceder es la clave), en los que los dos puedan encontrar un punto medio que se acomode a las necesidades de cada uno”, menciona la experta.

pareja

¿Somos compatibles? Una fórmula te ayuda a saberlo

Leer más

Mi mejor yo

Eso es lo que solemos mostrar en el tiempo de enamorados, subraya la consejera familiar, quien opina que solo alguien maduro y transparente puede decirle al otro todos los malos hábitos que puede tener, de buena manera. “Se puede ser sincero con cosas obvias, pero solo en el cotidiano vivir es que irán saliendo cosas que para ti pueden ser sin importancia, pero para tu pareja son completamente desagradables”.

Del ‘yo’ al ‘nosotros’

Cuando uno se casa ya no puede tener deseos o motivaciones individualistas. Pero que eso no signifique que quiera hacer de mi pareja un robot o viceversa, es decir que él haga lo que yo quiera, pues hay costumbres y formas de ser que nos hacen individuos autónomos, que entran en una relación de vida, menciona Vallejo.

El amor por el otro

El matrimonio requiere de paciencia, respeto, confianza, pero sobre todo amor, el cual me llevará a ser una persona prudente y sabia. Por lo tanto, no desacreditaré a mi pareja contando intimidades. Si quiere desahogarse, busque a una persona emocionalmente madura, puntualiza la consejera familiar.

Si no se pueden solucionar estos problemas pequeños, ¿cómo podrán hacerlo con cosas más grandes o fuertes como una crisis económica, la crianza de los hijos, etc.?

Karina Vallejo, psicóloga  

¿Estoy listo?

Estas interrogantes podrían guiarte. Al formulártelas sé muy sincero en cada respuesta: ¿Te sientes presionado por tu pareja para mudarse juntos o realmente lo quieres?, ¿han llegado a acuerdos de cómo llevarán la casa (finanzas, labores domésticas, etc.?, ¿tienen planes juntos a futuro?, ¿conoces a su familia, amigos más cercanos?, ¿lo has visto resolver problemas?

El siguiente vídeo te ayudará a descubrir si dar o no este importante paso