Buenavida

Mauricio Alarcón, volando alto

Con más de 70 premios mundiales, el ecuatoriano triunfa, una vez más, con la campaña publicitaria más icónica de la última década de la Gran Manzana.

Mauricio Altamirano
Tiene estudios universitarios en Comunicación y Diseño en la USFQ.cortesía

Por sus venas corre una mezcla explosiva de sangre mestiza, española, italiana e irlandesa, que lo ha llevado a surcar varios continentes en un periplo de conquistas personales y de carrera.

De alma nómada y libre, en el 2001 se convirtió en el primer ecuatoriano en recibir un León de Cannes en el Festival Internacional de Creatividad Publicitaria, reconocimiento que destaca una trayectoria asombrosa en su campo.

De su padre, dice, heredó la compasión por los demás y su pasión por la justicia social, haciendo de él un ser sencillo y sin aspavientos, y sobre todo sin atadura alguna. “He vivido en grandes metrópolis, pero soy más feliz en medio de matorrales, caminos de piedra, con el mar, o comiendo una piña dulce recién abierta”, afirma.

Guayaquileño de nacimiento, pasó por varios colegios antes de graduarse de bachiller: “¡Razones no faltaron! Soy escéptico y lo cuestiono todo, incluso a la autoridad”. Pero en su adolescencia también figura su pasión por los deportes como maratonista, ciclista, nadador y futbolista. Hoy, a sus 47 años, surfea y la bicicleta es su vehículo preferido.

  • Contar historias y crear

Rodeado de creatividad, creció en una casa llena de obras de arte e historia, escogiendo la publicidad como su escape hacia el mundo artístico. Fue entonces que su padre hizo un trato con Santiago Gangotena, entregando su colección arqueológica a la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), a cambio de sus estudios universitarios en Comunicación y Diseño. Un hecho que marcó su ejercicio profesional con la exigencia que se establece a sí mismo.

Ávido de crecer y aprender, a los 23 años decidió emigrar luego de ser nombrado director creativo de una agencia publicitaria en Guayaquil. “Mi vena escéptica jugó un papel importante y decidí irme. Además, Ecuador no estaba en el mapa de la publicidad mundial y quería hacer algo por mi país”.

  • En la cima

Su periplo por el mundo resulta un engranaje de experiencias y aprendizajes. España, Australia y Estados Unidos (donde reside actualmente, específicamente en Nueva York) forman parte de ese universo en el que Mauricio se asentó para volar, siempre acompañado de su idílica tabla de surf.

Trabajó en las más fuertes agencias del planeta, como Young & Rubicam y la emblemática agencia S,C,P,F (fundada por Toni Segarra) en Barcelona, y en Crispin Porter + Bogusky, en Boulder, logrando trascendencia y una gran repercusión mediática.

Consolida su agencia publicitaria Conquistadors en Nueva York y hace 11 años fundó el colectivo independiente. Entre sus clientes se cuentan Airbnb, Ocean52, MTA (Metropolitan Transportation Authority), LG, Nike y Danone.

En 25 años de carrera, ha acumulado premios en los más relevantes festivales del mundo, habiendo desarrollado proyectos para gigantes como Nike, Burger King, Coca Cola, Vodafone, Vueling, Toyota, Cadbury, Nestlé.

Como dato anecdótico, fue parte del equipo que desarrolló la campaña ‘Palessi’ (de Payless), una de las más virales de la historia, con más de ocho billones de impresiones, celebrada por Good Morning America, Forbes, CNN, Ellen DeGeneres and USA Today.

“Quizá algún día mire atrás y recapitule todo lo que he hecho y diga ‘wow’, pero todavía no ha llegado ese día”.

  • La campaña que ha unido a Nueva York

Mauricio Altamirano
Campaña ‘State of Respect’ de Mauricio Alarcón en Nueva York.cortesía

“La campaña que hice recientemente para el estado de Nueva York y la Metropolitan Transportation Authority ha tenido una magnitud sorpresiva, con muestras de admiración alrededor del mundo”.

‘State of Respect’ fue inspirada bajo el liderazgo de Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, para motivar a los ciudadanos a usar la mascarilla en tiempos de COVID-19.

Mauricio asumió el reto, al darse cuenta de la similitud de una mascarilla de perfil con el mapa de Nueva York. Invitó a varios artistas de diferentes nacionalidades, creando un ‘brief’ para cada uno de ellos, basado en las diferentes tipologías de los neoyorquinos (edades, razas y culturas), logrando un hit sin precedentes, en ocho mil vallas de la red MTA, Metro-North y LIRR que atiende a millones de pasajeros. “El mensaje es un símbolo de respeto hacia todos. ‘State of Respect’ ha provocado que la gente se sienta orgullosa de lo que ha logrado y de lo que son parte”.

Mauricio Altamirano.
Campaña para promover el uso de las mascarillas en Nueva York.cortesía

Orgulloso de contribuir con la historia de esta gran ciudad, Mauricio afirma que fue su hija Chloé quien le inspiró en esta nueva conquista.

Florencia Dávalos

Florencia Dávalos, por una moda justa

Leer más

  • Chloé, su amor

Chloé Abril, de dos años, es la luz de su vida: “He llegado a vivir muchas cosas, pero la experiencia de ser padre es la más maravillosa, porque pone las cosas es su sitio y llegas a reconciliar el pasado con tu presente y lo que viene detrás. Mi hija me enseña cada día lo que importa, y por lo que vale la pena luchar”.

Mauricio Altamirano
Mauricio junto a su hija Chloé.Cortesía

Reconocimientos

Los premios más recientes

  • 2020: Green Awards, Francia - Special Prix - Best Innovation Film ‘2052 Surfers’ para Ocean52 2020 One Screen Short Film Festival, USA - ‘2052 Surfers’ para Ocean52
  • 2019: Webby Awards, USA - Best Use of Stunts - ‘Palessi’ para Payless
  • 2019: Cannes Lions, Francia - Plata ‘Palessi’ para Payless
  • 2019: Laus Design Awards, Spain - Bronce - ‘Postcards from the oceans’ para Ocean52 2018 Epica Awards, Francia - Bronce - ‘Postcards from the oceans’ para Ocean52.

Personal

  • Edad: 47 años
  • Estudios universitarios en Comunicación y Diseño en la USFQ.
  • Primer ecuatoriano en recibir un León de Cannes en el Festival Internacional de Creatividad Publicitaria