Magia, terror y picnic para seducir a los lectores

  Buenavida

Magia, terror y picnic para seducir a los lectores

Las instituciones cultural se idean diversas formas para que los amantes de la literatura se decidan a regresar a los encuentros presenciales

Lectura
En ‘La hora del cuento’, de la Casa de la Cultura núcleo del Guayas, se apuntó a las historias de magia el fin de semana.Cortesía

Aunque varias de las instituciones culturales de Guayaquil han regresado desde hace más de cinco meses, de manera paulatina, a sus actividades presenciales, reconocen que el público aún tiene ciertos temores de volver a estos sitios para los encuentros de lectura. Por ello, con historias de magia, de terror o con un picnic literario buscan atraer de nuevo a los amantes de los libros.

El fin de semana fue un ejemplo de ello. En la Casa de la Cultura núcleo del Guayas se vivió la magia y la reflexión dentro de ‘La hora del cuento’, del programa ‘Sueños de papel’, dirigido a los niños.

Lo hicieron con historias que trataban sobre un pintor que creaba corceles casi reales (‘El caballo mágico de Han Gan’, de Chen Jiang Hong), y con los sueños de un niño que vivía en un campo de refugiados y que anhelaba un día conocer el mar (‘El color de la arena’, de Elena O’Callaghan).

Pintor

Testimonios del inconsciente

Leer más

También conocieron el mundo de una pequeña orgullosa de ser negra y del conejo blanco que deseaba ser como ella (‘Niña bonita’, de Ana María Machado).

Lectura
El tambo de lectura del MAAC se basó este mes en las historias de terror.Cortesía

“Los niños vienen a descubrir el placer de leer y la maravillosa experiencia de escuchar cuentos en voz alta, pues es una forma de vivir cada una de las historias que se leen”, cuenta sobre esta nueva etapa Rosa Elena Pogo, quien está encargada del programa.

Además de las historias, transmite a los padres la seguridad de llevar a sus hijos a estos sitios. Cuentan con un aforo limitado que fluctúa entre las 30 a 35 personas, quienes deben cumplir con todas las medidas de seguridad.

Christian Ramos es uno de los menores que se enamoró de la lectura y su madre reconoce que aquello ha despertado en él la curiosidad.

Arte

Exposiciones para sentir el arte

Leer más

Los jóvenes y los adultos van volviendo también en mayor número a sus encuentros literarios. El sábado, en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), se realizó un tambo de lectura. Se trató de una cita con la literatura del terror. Jenniffer Zambrano, mediadora, cuenta que esta vez ‘La máscara de la muerte roja’, de Edgar Allan Poe, los invitó a la reflexión.

Lectura
La Biblioteca de las Artes cuenta con el ‘Picnic literario’, en el que se analizan las obras escogidas para adultos.Cortesía

La obra trata sobre una pandemia que comenzó a causar muertes, algo que para muchos se asemeja a lo que se vivió el año pasado en Guayaquil, con la llegada de la COVID-19. “Reflexionamos acerca de la muerte, del terror”, cuenta sobre esta experiencia a la que asisten chicos desde los 14 años hasta personas de más de 60.

En la Biblioteca de las Artes también existen diversas actividades de este tipo y una de ellas es el ‘Picnic literario’, en el que destaca una canasta sobre un mantel colocado en el piso. Dentro, en lugar de alimentos, hay libros. Este sábado se centrarán en los cuentos de horror.

De la misma forma, su Sala Ría, destinada para los niños, ha vuelto de manera gradual a la presencialidad.

Así los clubes y tambos de lectura en la ciudad, tanto de niños como de adultos, comienzan a acoger poco a poco a un mayor número de personas que retoman sus análisis de libros frente a frente y ya no solamente por la pantalla.