Buenavida

Consejos para embarazadas a la hora de hacer ejercicios

La entrenadora Melanie Martillo ofrece diversos tips respecto a cómo debe ser su entrenamiento durante la gestación para evitar riesgos. 

Embarazada
Es posible hacer ejercicio bajo la supervisión de un entrenador profesional.Freepik

El embarazo no es impedimento para mantenerse activo. Si eres de las mujeres que antes de entrar a la etapa de gestación ibas al gimnasio o practicabas cualquier deporte, debes saber que continuar con tu rutina de ejercicio tiene varios beneficios para tu salud física y emocional. Así lo recalca, la entrenadora Melanie Martillo al mencionar que una vez que pases el primer trimestre de embarazo o tengas la aprobación de tu médico, puedes adecuar tu entrenamiento de diversas maneras.

“Sea cual fuese el deporte que practiques, lo más indicado es que disminuyas a un 50 % la intensidad en la que estabas acostumbrada a entrenar. Si levantas pesas, también debes bajar la cantidad de libras que antes cargabas”, dice Martillo. Durante toda la sesión de entrenamiento, la experta también recalca que debes estar pendiente de no agitarte de forma excesiva y “que puedas mantener una conversación sin ahogarte”.

Es ideal ejercitar en un ambiente fresco o con aire acondicionado. Además, no olvides mantenerte hidratada en todo momento. “Adapta siempre los movimientos a los niveles de movilidad que tengas. No se aconseja hacer abdominales o saltar la cuerda para evitar tropiezos”, acota Martillo. Ya cuando estés en el último mes embarazo, procura no hacer ejercicios de alta intensidad. Opta por caminatas suaves.

Beneficios

  • Incrementas tu flexibilidad.
  • Aumenta la resistencia y condición física. 
  • Mantienes la masa muscular para evitar dolores en la espalda o las articulaciones.
  • Controlas una correcta postura.
  • Mejoras tu estado de ánimo y autoestima porque generas endorfina, conocida como la hormona de la felicidad.

Nicole Kusijanovic

Nicole Kusijanovic: El deporte y la maternidad, su binomio saludable

Leer más

Debe saber

Si antes del embarazo nunca hiciste actividad física, lo adecuado es inclinarte por opciones que no generen un nivel alto de exigencia física. Caminar, hacer yoga, pilates o gimnasia acuática son ideales para introducirse al ejercicio.

Luego de dar a luz, el tiempo para retomar el entrenamiento varía según cada mujer. “Si el parto fue natural la recuperación suele ser más rápida y las madres pueden ejercitar apenas se sientan cómodas. Si fue por cesárea, los médicos suelen dar el permiso luego de dos o tres meses. Siempre es clave que el médico dé las indicaciones personalizadas”, comenta Martillo.