Buenavida

Si tu concentración es mala, las grasas saturadas pueden ser las culpables

Las grasas saturadas pueden estar en productos de panadería, alimentos fritos, carnes grasosas o procesadas, productos lácteos y grasas sólidas

grasas-saturadas-colesterol-memoria-foto
Las grasas saturadas se encuentran en alimentos fritos, procesados y otros.EFE

El exceso de grasas saturadas, que están en las principales opciones de comida rápida, pueden generar enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y aumento de peso. Y la Ciencia no cesa de hallar otros efectos: la capacidad de concentración también estaría condicionada.

A más grasas saturadas, te resultará más difícil concentrarte. Así se puede resumir la conclusión a la que se llegó en un estudio realizado por científicos de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) y que ha sido publicado en el 'American Journal of Clinical Nutrition'.

En el trabajo se han comparado a 51 mujeres a las que se les pidió que realizaran pruebas de atención tras comer una dieta rica en grasas saturadas y otra con alto contenido en grasas insaturadas.

lagartija-pizza-record

Lagarto se empachó al comer pizza y tuvo que ser sacrificado por científicos

Leer más

El efecto se notó poco despues. Los científicos invloucrados en el estudio notaron que aquellas que ingerían elevadas cantidades de grasas saturadas empeoraban visiblemente su capacidad de concentración.

Asimismo, los expertos también analizaron si una afección llamada intestino permeable, la cual permite que las bacterias intestinales ingresen al torrente sanguíneo, tenía algún efecto sobre la concentración, comprobando que sí que afectaba este problema en la atención.

"Debido a que ambas comidas eran ricas en grasas y potencialmente problemáticas, el efecto cognitivo de la comida alta en grasas saturadas podría ser aún mayor si se compara con una comida baja en grasas", han aseverado los investigadores.

grasa

A partir de los 40, la grasa se acumula más rápidamente en las arterias

Leer más

Las grasas saturadas pueden estar en productos de panadería, alimentos fritos, carnes grasosas o procesadas, productos lácteos y grasas sólidas (aceites de coco, palma o palmiste).