Los valores, el dilema en las multas de transito

  Actualidad

Los valores, el dilema en las multas de transito

Límite. Los buses que no cumplen con el recorrido establecido son sancionados con 1.158 dólares. Es la multa más elevada aprobada por el Concejo.

Límite. Los buses que no cumplen con el recorrido establecido son sancionados con 1.158 dólares. Es la multa más elevada  aprobada por el Concejo.

El lunes pasado, la vicealcaldesa Doménica Tabacchi se refirió a la necesidad de revisar los valores de las multas por las infracciones de tránsito. A pocas horas de finalizar la semana, la posición de la funcionaria sigue generando criterios divididos.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) fue la primera en pronunciarse, al defender el proceso y recordarle a la segunda autoridad de Guayaquil que el deber de la entidad “es hacer cumplir las disposiciones que se emiten en beneficio de una sociedad ordenada”.

El gerente general de la ATM, Andrés Roche, comparte con Tabacchi un posible llamado a consulta, pero con especificaciones.

El funcionario cita como ejemplo preguntar a la ciudadanía si es necesario sancionar al vehículo que se parquee en las áreas establecidas para los buses, que movilizan al 70 % de la población que no tiene carro propio. O que las personas con discapacidades pidan bajar la multa que sanciona a los choferes que bloquean las rampas destinadas para quienes se movilizan en sillas de ruedas.

“Son multas disuasivas y es lo que defendemos, porque apuntan a una mejor movilidad. Lo que sí estaría mal es que nos hagamos de la ‘vista gorda’ con los conductores irresponsables”, remarca.

A través de las medidas que aplican, Roche destaca logros de la ATM, como la reducción de los accidentes de tránsito por exceso de velocidad, aplicada por la Ley de Tránsito y el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Son doce ordenanzas las que aprobó el Concejo Cantonal para facilitar la circulación vehicular dentro de la ciudad.

Entre las infracciones que se sancionan económicamente están: que el bus carezca de GPS, el mal uso de las bermas para taxis y el bloqueo de rampas para personas con discapacidad.

El dirigente de Tejido Social, Gelacio Mora, apoya la posición de Tabacchi, “porque la ATM puede perder el motivo de su creación y corre el riesgo de convertirse en una oficina recaudadora de valores”.

En lugar de las multas elevadas, el taxista Pedro Morla considera que antes que una persecución debe haber una campaña ciudadana masiva.

La concejal Consuelo Flores defiende lo resuelto por la mayoría en el Salón de la Ciudad, pues a su criterio las multas son persuasivas y no para beneficiar las arcas de la ATM.

“Si el ciudadano no infringe la ley no será multado... solo se busca salvar vidas y mejorar la movilidad”, expresa.

El criterio lo comparte el presidente de la Federación de Transportistas Urbanos del Guayas (Fetug), César Carranza. “Si conducimos como se debe no hay motivo para asustarnos de las multas”.

El dirigente confía en que con la capacitación que se imparte a los conductores de buses urbanos, habrá menos infracciones de tránsito.

Mientras, Mora opina que las multas económicas no son una solución para los malos conductores. Considera que deben aplicarse medidas radicales, como el retiro del permiso de operación a los buses y la licencia del conductor particular.