Actualidad

Valores de antano obsoletos

Todo gobierno, en su momento, utiliza la educación pública para sus intereses y conveniencias políticas o ideológicas; antes se suprimió materias como Cívica, Ética, etc.; ahora se promueve el laicismo, el género y el relativismo moral; si a eso se une la pobre educación en muchos hogares, da como resultado un progresivo deterioro moral y ético (2 Timoteo 3). Los valores de antaño (hoy llamados falsos moralismos) se los considera obsoletos, inútiles y atentatorios para el progreso; si el mundo siguiera los principios bíblicos (no necesariamente los religiosos) como sugirió Gandhi, otro sería su destino.

Miguel Ulloa Paredes