El trueque y la oferta de libros sedujo a los lectores

  Actualidad

El trueque y la oferta de libros sedujo a los lectores

En busca de un libro para su hija y un cómic para su esposo, Patty Alvarado acudió ayer a la sede del colectivo Casa Morada en Urdesa.

Oferta. Un grupo de lectores observa algunas de las obras en venta

En busca de un libro para su hija y un cómic para su esposo, Patty Alvarado acudió ayer a la sede del colectivo Casa Morada en Urdesa. Quería comprar algo peculiar y no tan costoso, ansiaba ser partícipe de una experiencia colmada de arte y literatura.

Visitó el lugar por primera vez, sus amigas le habían hablado de él. “Me habían dicho que aquí puedo encontrar obras maravillosas, que podía además mezclarme con gente bohemia y que gusta mucho de la poesía”.

Alvarado, quien dice ser una fiel coleccionista de los ejemplares de Mario Benedetti, no se equivocó; pues en el ‘Garaje’ de libros, actividad a la que acudió y que mensualmente organiza la agrupación con el fin de promover la lectura a través de la adquisición de obras o el trueque de estas, conoció a gente “interesantísima”.

Entre ellos a Marcos Negrete, propietario de Volátil, una marca de libretas y cuadernos artesanales, cocidos a mano y hechos con papel ecológico de fibra de caña de azúcar. Y Javier Cruz, poseedor de una colección inagotable de cómics que empezó a recopilar cuando apenas era un niño.

Ambos artistas, que llegaron al lugar pasadas las 09:00, se convirtieron en los proveedores de Alvarado. Este último, al menos, le vendió 5 revistas: 2 de Batman, 2 de Superman y una de Liga de la Justicia. Todo por un valor de $ 10.

En el ‘Garaje’ las obras tuvieron un precio similar. Poesías, novelas, cuentos infantiles, libros de política o cultura costaban entre $ 1 y $ 20. El precio cambiaba según la calidad de las ediciones y su originalidad.

“No puedo creerlo. Me estoy llevando tres libros auténticos y trascendentales de la colección de Shakespeare por solo $ 15”, dijo Estefanía Moncayo. “Por eso amo estos eventos, me llevo a casa obras muy preciadas. Acudo a ellos desde el 2010”. DSZ