Actualidad

El temor se apodera de los moradores del barrio 5 de Junio, en Quito

El barrio está ubicado dentro de la parroquia urbana La Magdalena. Hay casas abandonadas que pueden desplomarse por las lluvias.

El barrio 5 de junio tiene viviendas a punto de colapsar.
El barrio 5 de junio tiene viviendas a punto de colapsar.henry lapo

Un nuevo dolor de cabeza surge para los moradores del sur de Quito. A las cifras crecientes de casos positivos de COVID, la falta de reactivación económica y el incremento de la inseguridad en las calles, se suma el peligro por el colapso de viviendas y estructuras abandonadas en el barrio 5 de Junio.

El Río Monjas es monitoreado por cinco entidades municipales.

Los conflictos políticos de Quito opacan a otros problemas que tiene la capital

Leer más

Los vecinos temen por su seguridad porque, tal como pudo confirmar EXPRESO durante un recorrido por la zona, hay varias casas que comienzan a desmoronarse, sin que exista una respuesta de las autoridades ni una intervención de los propietarios privados.

¿Quiénes son los dueños de las viviendas en peligro? Los moradores del barrio popular aseguran que esas casas pertenecían a familias antiguas que, tras la muerte de los padres, empezaron una pugna por la herencia. Ante la falta de una decisión y un acuerdo para determinar quién debe asumir los gastos del predio, los lugares fueron abandonados y nadie responde por ellos.

“No se ponen de acuerdo entre herederos, nietos e hijos. Yo vivo casi 40 años aquí y en los últimos meses se ve un descuido total en el barrio”, aseguró uno de los moradores, que prefirió la reserva de su nombre.

El ciudadano confiesa que tras la crisis sanitaria derivada de la pandemia, el abandono se hizo más frecuente.

El barrio 5 de junio tiene viviendas a punto de colapsar.
El barrio 5 de junio tiene viviendas a punto de colapsar.henry lapo

Dicho descuido alarma aún más por las recientes lluvias. El deterioro de las paredes y techos provoca la caída de material en las calles y casas vecinas. En cualquier momento, señala con preocupación Gloria Llumiquinga (moradora del barrio por más de 25 años), habrá una tragedia por la falta de atención.

En las calles Ambato y Marzo, en el centro de este barrio sureño, hay propiedades que se sostienen con palos y pedazos de madera. Vecinos como Jaime Paca, que lleva casi tres años viviendo en la zona, colocaron los apoyos improvisados para que las estructuras no se desplomen.

Gloria y Jaime aseguran que han llamado a las autoridades nacionales y municipales para una intervención, pero aún no hay respuesta.

Concejo de Quito

Jorge Yunda es uno de los funcionarios que más falta en las votaciones del Concejo

Leer más

“Hace tiempo que llamamos a la policía, pero no hay nada”, dijo Llumiquinga.

El peligro no se limita únicamente a la caída de techos y paredes, sino que también hay temor de que los espacios abandonados sean ocupados por ladrones. Los vecinos se organizan para evitar que delincuentes se apropien de los lugares, pero su acción es limitada.

Jorge Simbaña, quien tiene más de 20 años residiendo en la zona, pide acciones porque en más de una ocasión han tenido que desalojar a personas que consumen drogas y licor en esas casas.

EXPRESO consultó con el Municipio, pero desde ahí se informó que hay poco margen de actuación si las casas son propiedad privada.