Al solitario George

  Actualidad

Al solitario George

¿Tenemos un fiscal empeñado en averiguar quién es el jefe de la banda de atracadores que se robó el futuro del país? De ser así, hubiese ido a Brasil para que declaren los chicos del estudio jurídico contratado por el inefable Mr. Mera y pagado con el dinero de nuestros impuestos, sin que hasta ahora el país de pendejos sepa para qué. También hubiera podido interrogar a Lula sobre la relación Odebrecht-Ecuador para -luego de tener su versión en el proceso- llamar a declarar al yanoesnadie del ático y establecer las contradicciones entre ambos, averiguando así, si mienten. Y por las dudas, solicitar un careo para confirmar quién dice la verdad entre ambos honestos expresidentes. Y hay mucho más que hubiera podido hacer, pero no nos engañemos: no va a pasar, pues el fiscal no está particularmente interesado en conocer la verdad. Esta conduce -precisamente- a donde él no quiere llegar. Así que solo nos queda esperar que alguien aconseje a George para que enfrente ese momento de la vida en el que las personas reflexionan y deciden si siguen mintiendo o no. Ese mágico instante en que uno entiende que lo más importante es tener el cariño de la familia, pero que la redención solo es posible cuando se hace lo correcto. Y que solo se es acreedor de su amor cuando se actúa con honor. Y que no se debe callar para proteger al “amigo”, pues eso es lealtad mal entendida: primero está la lealtad a tus hijos George. Que Serrat cantó ¿quién será ese buen amigo que morirá conmigo aunque sea un tanto así?, pero que aquí eso no va a pasar. Él no va a morir contigo. Hoy se va y tú te quedas preso. Que no le adeudas nada a quien hizo la maldad de ponerte en semejante situación. Que no hay dinero en el mundo que pueda suplir un momento de felicidad con tu familia. Que el tiempo perdido no se recupera jamás. Que aún tienes la oportunidad de ayudar a que los miles de millones que salieron del país regresen al Ecuador. Que aún puedes remediar el daño que causaste. Serrat también se preguntó... ¿quién pondrá fin a mi diario al caer la última hoja en mi calendario?