La SIP pide a Ecuador y Colombia esclarecer la muerte del equipo periodistico

  Actualidad

La SIP pide a Ecuador y Colombia esclarecer la muerte del equipo periodistico

En el comunicado la SIP expresó su confianza de que se hará justicia y se esclarecerán de forma total los asesinatos, pese a que el implicado como autor intelectual de los crímenes fue abatido en un operativo militar.

Los familiares de las víctimas temen que con la muerte de Guacho también se extingan las posibilidades de acceder a la verdad y a información sobre lo que ocurrió.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se pronunció luego de que se confirmara la muerte de Walter Arízala, alias Guacho, quien lideraba el frente disidente Oliver Sinisterra y quien se adjudicó el secuestro y muerte de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, equipo periodiístico de El Comercio.

En el comunicado la SIP expresó su confianza de que se hará justicia y se esclarecerán de forma total los asesinatos, pese a que el implicado como autor intelectual de los crímenes fue abatido en un operativo militar.

“Tenemos la esperanza que se hará justicia por Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra,“ sostuvo la presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, tras conocer que alias ‘Guacho’ fue ultimado el viernes durante un operativo conjunto del Ejército, la Policía y la Fiscalía de Colombia.

Domínguez además se solidarizó con los familiares de las víctimas quienes temen que, con esta muerte también se extingan las posibilidades de acceder a la verdad y a información sobre lo que ocurrió.

“Instamos a los gobiernos de Colombia y Ecuador a que sigan investigando para que todos los responsables sean procesados. Los familiares también son víctimas en esta dolorosa situación y tienen derecho a saber qué pasó con sus seres queridos y a conocer cada detalle relacionado al caso”, agregó el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Roberto Rock, director del portal La Silla Rota de Ciudad de México, México.

En marzo pasado el equipo periodístico viajó hasta Mataje en la provincia de Esmeraldas para investigar el incremento de la violencia en esa zona del país, luego de que un destacamento de policía fuera atacado por miembros del grupo disidente de las FARC. El 26 de marzo se confirmó su secuestro y el 13 de abril su deceso.

“Ahora les hacemos un llamado público a continuar con la misma determinación para que el crimen se esclarezca en forma total y haya justicia verdadera”, reza en el comunicado.