El poder de las semillas

  Actualidad

El poder de las semillas

Son pequeñas, pero grandes en nutrientes. Sin embargo, no sustituyen a otros alimentos ni reemplazan a las comidas.

Pueden comerse crudas, pero también tostadas y remojadas.

Van bien en ensaladas, con frutas, masas de pan o galletas, mas no suplen macronutrientes como las proteínas, grasas y carbohidratos. Pueden comerse crudas, tostadas o remojadas.

Esta última forma activa sus propiedades, señala Andrea Calle, de la Asociación de Nutricionistas del Guayas, quien sugiere incluir en la dieta una de las siguientes semillas, alternándolas cada día.

Recomendadas

- Sésamo o ajonjolí: Estas semillas son ricas en fibra, proteínas vegetales, ácidos grasos insaturados (omega 6 y 9), vitaminas A, K y E, complejo B, minerales y antioxidantes. Sus micronutrientes previenen la acumulación de grasas en las arterias. Mejoran la función intestinal y reducen las afecciones de este órgano. Ingerir tres cucharadas. O saltearlas con proteínas como pollo o carne, y usarlas en batidos y ensaladas.

- Chía: Tiene buena cantidad de ácidos grasos, minerales, vitaminas y antioxidantes que merman el deterioro celular y la inflamación en personas con síndrome metabólico (más de una afección). Su fibra regula el tránsito intestinal y aminora el colesterol. Ingerir dos cucharadas en remojo (desde el día anterior) ayuda a tener buena salud cardiovascular. Las puede añadir a batidos, yogur, jugos detox, o en ensaladas, masa de panes y galletas.

- Girasol: Contiene ácidos grasos poliinsaturados (omega 6), proteína, magnesio, fósforo, selenio, vitamina E, tiamina, y niacina. Su grasa baja los niveles de colesterol malo y triglicéridos. Comer de 15 a 20 semillas al día o servirlas con frutos secos como snack. También saltearlas con vegetales e incluirlas en sopas y ensaladas.

- De lino o linaza: Sus ácidos grasos (omega 3), vitamina E, fibra y enzimas digestivas fortalecen el sistema inmune, combaten los procesos inflamatorios y ayudan a la digestión. Disuelva en agua entre dos y tres cucharadas de la semilla molida y bébala. Inclúyala también en jugos y batidos. Añadir el polvo a la harina que use para la elaboración de panes o galletas.

Tenga presente

Las raciones que se indican son para adultos. Embarazadas, niños y adultos mayores no deben abusar de su consumo, ya que el exceso de fibra puede interferir en la capacidad del cuerpo de absorber nutrientes como calcio, hierro, zinc y magnesio, que se requieren en estas etapas.