Actualidad

Secuestrada una empleada bancaria para robar $ 50.000

Al parecer todo estaba planeado con mucha antelación. La interceptaron tras salir del trabajo, mientras se movilizaba en su auto por la parroquia Nanegalito, al noroccidente de Pichincha.

Aprehensión. La policía detuvo a una pareja que tenía 48.559 dólares.

Al parecer todo estaba planeado con mucha antelación. La interceptaron tras salir del trabajo, mientras se movilizaba en su auto por la parroquia Nanegalito, al noroccidente de Pichincha.

La jefa de cajas de un banco de Quito vivió momentos de desesperación al ser secuestrada por un hombre y una mujer la tarde del pasado viernes, al salir de su trabajo.

Con intimidaciones con arma de fuego y de que iban a asesinarla a ella y a su familia, la empleada fue llevada al banco y obligada a abrir el área donde estaba el dinero. Según la policía, el asalto habría sido planeado con anterioridad.

Los investigadores sospechan que el guardia de la entidad pudo ser el cómplice de la pareja, que se presume integraba una banda de asaltantes.

Los ladrones se llevaron 50 mil dólares, que ocultaron en una chompa, y dejaron abandonada a la joven en un sitio desolado conocido como San Francisco de Atenas, entre Calacalí y Nanegalito.

La mujer logró huir y alertar a la policía. Por la parroquia de Calacalí, los gendarmes interceptaron un automotor color plata, en que hallaron 48.559 dólares. Además, decomisaron el auto, equipos de comunicación, celulares y un puñal.

También fue detenida la persona que trabajaba como guardia del banco, un expolicía. Los aprehendidos fueron llevados a la Unidad de Flagrancia, en el centro-norte de Quito.