Actualidad

La salud, quien la paga

La Constitución, la Ley de Seguridad Social y el Código del Trabajo establecen la obligación de afiliar al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, a todo trabajador en relación de dependencia, conllevando la obligación de aportación a dicha institución, por parte del trabajador, del 9,45 % de su remuneración mensual, y la aportación por parte del empleador del 11,15 % de la remuneración mensual de cada trabajador de su nómina, creando una obligación cruzada, en la cual por tal aportación, el IESS debe otorgar a sus afiliados, entre otras, la prestación de salud.

Partiendo del principio constitucional del derecho al buen vivir, la obligatoriedad del Estado a proporcionar servicio de salud gratuita a la población le corresponde en primer lugar, como derecho universal, a la red de salud del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Para aquellos ciudadanos que no están afiliados al IESS, y para el caso de afiliados al IESS, el primer obligado a proporcionar y/o pagar por dicha prestación de salud, es la entidad antes mencionada.

Las empresas de medicina prepagada se obligan con sus afiliados a través de contratos privados, sean individuales o corporativos, los cuales dejan a la mera liberalidad del beneficiario, en caso de requerir atención de salud, hacer o no uso de él u optar por la atención del IESS o los centros de la Red de Salud del MSP.

Invertir la prelación legal, constitucional, en cuanto a la obligación de la prestación de salud y la cobertura de los valores generados a consecuencia de dichas prestaciones, corresponde al IESS, adquirida de manera obligatoria, constitucional y legal en la práctica, a través de un sistema prepago, vía aportaciones de trabajadores y empleadores.

Bajo el proyecto de ley, las pérdidas serán trasladadas a los prestadores externos del servicio de salud, cuando los valores constantes en el tarifario, por la prestación de salud, sean objetados, pese a haber sido efectivamente provistos.

Por todo lo expuesto la pregunta que cabe es: ¿La salud, quién la paga?

colaboradores@granasa.com.ec