Robin Hood

  Actualidad

Robin Hood

Son muy conocidas la inferencia y la connotación que tiene la conocida leyenda de Robin Hood, la cual ha sido analizada y aplicada a diversos estamentos de la vida cotidiana. Se han desarrollado incluso casos de estudio que han tenido como base la famosa leyenda medieval de este personaje, que habitaba y operaba junto a su banda en los bosques de Sherwood y Barnsdale, en Inglaterra.

Esta leyenda tiene como fundamento la lucha de un grupo irregular por conseguir justicia e igualdad en beneficio de los desprotegidos y pobres de la región. Para lograrlo, Robin Hood organizó una pandilla mediante un reclutamiento bastante desordenado, sin mayor selección y control, y sin que siquiera se supieran los intereses que pretendía cada uno de sus aspirantes. Con todo este desorden a cuestas entró en operación la banda, que buscaba el bienestar de los desposeídos, robando inmisericordemente a los ricos para repartir el producto del delito entre los más necesitados.

Como leyenda suena hasta romántico, pero aplicado a la vida misma sería espeluznante, porque su resultado no sería otro que el lograr que el pobre continúe siendo pobre y que el rico, luego de tanto saqueo, termine también en el mismo estado de pobreza. No es muy inteligente tomar esa línea de acción, sea quien fuere el que la quiera adoptar. Esto sin contar con que en el camino, con una pandilla reclutada de manera tan desordenada, muy probablemente cada uno de sus miembros terminará llevando agua para su propio molino, sin importarle el bienestar e interés común.

La persona de escasos recursos no necesita de dádivas, necesita trabajo, herramientas y conocimiento para salir adelante y prosperar. Esperemos que nunca escuchemos casos donde la estrategia “Robin Hood” esté siendo aplicada por la desesperación económica, que en su versión del sigo XXI lleva a enfilar contra sectores generadores de riqueza y trabajo, y hasta contra jubilados y discapacitados, con el propósito de cubrir las necesidades ocasionadas por el irresponsable despilfarro y la mala administración de los recursos.

colaboradores@granasa.com.ec