Otro ritmo

  Actualidad

Otro ritmo

Esta semana la Asociación de Bancos hizo importantes anuncios: los bancos restringirán sus operaciones el año que viene y, según sus pronósticos, la recuperación económica puede tomar hasta 5 años.

Por esta misma época hace 24 meses pasaba lo mismo. La economía estaba frágil (¿cuándo no?) y la banca restringía créditos y ofrecía tasas para atraer depósitos; unos meses después, volvía la liquidez y la banca ofrecía facilidades de crédito. Ahora, a finales de este año, volvemos a empezar.

El sistema financiero intermedia la plata de la gente, dándole rapidez y eficiencia a su circulación, buscando óptimas colocaciones en ciertos lugares para su propio beneficio y el de la economía en su conjunto.

Hay bancos mejores para unas y otras de esas cosas. Eso es competencia, enhorabuena premiada por los mismos depositantes e inversionistas. Hay bancos públicos y bancos privados, con distinto énfasis en el bien común respectivamente, si aquello siquiera existe. Hay cooperativas, mutualistas y otros haciendo lo suyo también.

Porque en sus manos está la economía de la gente, la banca es muy importante, escrutada, controlada e incomprendida. La banca ecuatoriana va más allá siendo particularmente conservadora, como lo repiten sus personeros con respetable orgullo.

Cuando los ciclos de la economía son muy abruptos, pasan estas cosas: una vez al año hay plata y una vez al año falta plata -o alguna versión de lo mismo con diferente intensidad y frecuencia. Pero si buscamos sostener el crecimiento, algo estamos haciendo mal.

Nuestros ciclos económicos no pueden ser solo una condición ajena, como la lluvia o el precio del petróleo. La economía no es la versión moderna del inclemente tiempo, de los animales salvajes o de las devastadoras pestes que nos pasaron de nómadas a sedentarios y del oscurantismo a la ciencia. Se supone que somos sociedades adultas.

Pregunto nomás, sobre todo al liderazgo privado: ¿puede el sistema financiero hacer algo para limar los picos y las caídas de liquidez y con ellos el ritmo de la economía, a fin de pasar a otro baile?