Revolucion y nacion

  Actualidad

Revolucion y nacion

Pocos son los procesos sociopolíticos del país, regiones y localidades que han puesto en la escena pública que los protagonistas de esos hechos fueron importantes forjadores de la nación ecuatoriana. Este factor diferencia a las revoluciones que desde distintos lugares de la Audiencia de Quito se hicieron contra el dominio monárquico y la explotación colonial.

Eso fue la Revolución del 9 de Octubre de 1820, que organizaron, realizaron y dirigieron los diferentes sectores de criollos ilustrados y modernos del Guayaquil insurgente. Es uno de los pocos casos en los cuales en síntesis singular se expresa una dialéctica histórica particular: la ciudad se independiza, amplía la independencia a la región y la extiende a todo el país. Este es el hecho que registra la historia y que algunos historiadores con sesgos andinocéntricos no quieren percibir, explicar ni comprender. Pero hay más que esos hechos que no se pueden borrar, anular, ignorara ni negar: están los postulados. Quienes sostenemos la tesis de esta singular dialéctica de lo local, regional y nacional, nos ubicamos como revisionistas históricos. Por eso nos etiquetan como “regionalistas”. La tozuda realidad dice que quienes lo son pertenecen al otro lado.

En las creaciones teóricas, propuestas y acciones discursivas, y en lo que dicen las tesis sociopolíticas de los principales líderes del octubre insurgente hay una frase que salió del pensamiento y la pluma de Olmedo: “¡Guayaquil por la patria!”. Esta nunca ha sido una consigna. Es una formulación y postulado básico que siempre hemos sostenido los guayaquileños; la refrendamos el 6 de Marzo de 1845 y el 5 de Junio de 1895. También el 28 de Mayo de 1944, cuanto en las luchas contra las dictaduras militares. Comprendámosla bien: es una tesis y acción que nació del Guayaquil insurgente que hemos sabido preservar y refrendar muchas veces en la historia. Por eso al concluir octubre debe recordarse que es desde esta ciudad-región que salió ese postulado que direccionó las fuerzas y energías sociopolíticas del Ecuador regional, que se hizo república y nación. Por eso concluyamos octubre fortaleciendo la memoria histórica de esa praxis social que pertenece a Guayaquil.

colaboradores@granasa.com.ec