Renzi dimite tras el no en el referendum

  Actualidad

Renzi dimite tras el no en el referendum

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, anunció que hoy presentará su renuncia al presidente de la República, Sergio Mattarella, tras su derrota en el referendo.

Apuesta. El primer ministro Renzi durante el anuncio de su renuncia, anoche en el palacio de gobierno, en Roma.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, anunció que hoy presentará su renuncia al presidente de la República, Sergio Mattarella, tras su derrota en el referendo.

“El no ganó en forma clara y neta”, declaró Renzi anoche con la voz entrecortada en una conferencia de prensa en la que dijo: “Asumo la responsabilidad de la derrota. Mi experiencia como jefe de Gobierno hasta acá llega”, añadió.

De acuerdo con la televisión pública Rai y el canal privado La 7, el 59,6 % de los italianos votó no a la reforma contra el 40,4 % que votó sí.

La renuncia del primer ministro abre una crisis política en Italia que podría desestabilizaría la tercera economía de la Unión Europea (UE).

Alrededor del 75 % de los 50 millones de italianos llamados a las urnas votó en el referéndum que pretendía cambiar la Constitución redactada en 1948. Para esta consulta no era necesaria una participación mínima, por lo que el resultado será vinculante.

La votación se convirtió en un plebiscito sobre la gestión de Renzi, un centroizquierdista en el poder desde 2014, quien decidió someter a consulta los cambios que propone de la Constitución, entre ellos una drástica reducción de los poderes del Senado con el fin de facilitar la gobernabilidad y acelerar el proceso legislativo.

La mayoría de la clase política, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, e incluso críticos de la propia formación de Renzi, el Partido Democrático (PD), se opusieron a la reforma que, según ellos, otorgaba demasiado poder al jefe de Gobierno.

El primer ministro, que defendió la reforma en todos los medios de comunicación, la consideraba un “paso histórico” para modernizar Italia, pero la campaña dividió el país.

Reforzado por la ola populista que terminó con la victoria del ‘brexit’ en el Reino Unido y de Donald Trump en EE. UU., el líder de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, el cómico Beppe Grillo, se convirtió en el portavoz de quienes se oponían a la reforma, y en el rival directo de Renzi.

Fiel a su lenguaje crudo, llegó a tildar a Renzi de “cerda herida”, pidió a los italianos votar “con las tripas” y había advertido que pediría elecciones anticipadas si el mandatario no renunciaba tras la derrota.

La reforma de Renzi desató también importantes críticas de prestigiosos intelectuales y expertos en la Constitución, quienes consideran las nuevas medidas “un retroceso democrático”, de corte “autoritario”.

Partidos

Presión

El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, y el diputado Renato Brunetta de Forza Italia, el partido del exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi, instaron a la dimisión de Renzi tras conocer los primeros sondeos que apuntaban a la derrota del Gobierno en la consulta.

Brindis

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, partidario de tumbar la reforma, votó en Roma junto a su novia, Francesca Pascale. A su salida, llamó a los italianos para que acudan a las urnas y confesó que aguardará “en casa el resultado y quizá después”, abra “una botella de champán”.