Actualidad

Relevo al Timon

acaso más por conveniencia y apetencia políticas que por el entender que era necesario dar un claro giro de timón en el manejo del ministerio, se ha hecho un cambio de ministro de educación. Freddy Peñafiel asume la cartera con antecedentes de haber sido educador y haber trabajado en la trinchera misma que es el aula.

No es fácil el reto que espera al nuevo ministro aunque sean los últimos meses del período gubernamental, pues es muy probable que por haberse acostumbrado equivocadamente el gobierno todo y hasta la misma comunidad, a creer que trabajar en educación es construir infraestructura, manejar y exhibir convenientes cifras, uniformar a rajatabla criterios; no se reconozca que el preocuparse por el hecho educativo en sí mismo o por el fenómeno áulico, sea la verdadera tarea ministerial; siendo que esto último debería ser la preocupación esencial de todo educador que asuma esa cartera de Estado.

El relevo más que oportuno era necesario, ya hace tiempo que se requería a un educador, a un humanista y conocedor de los mundos colegiales al frente de esa cartera que está siendo minada en su principal frontera, el alumno; sí ese estudiante al que se lo acosa y acecha con vandalismo, pandilla, droga y sexo, sin que aparentemente todo esto haya preocupado o importado a nadie.

Ojalá que el Ministerio de Educación vuelva por sus fueros y que redescubra que su esencial función es la de orientar y guiar el mundo educativo nacional y que interprete otra vez su rol de ente preocupado por lo que pasa en el alumno antes que con la difusión publicitaria.

El estudiante es el fin último por el que se trabaja en el campo educativo, su crecimiento, su desarrollo, sus logros, los objetivos esenciales y la razón de ser de todo ese aparataje llamado Ministerio de Educación, el mismo que debe entregarse todo a servirle.

El Ministerio de Educación no necesitaba solo un cambio en el timón, requiere y exige de un giro de timón para enrumbarse hacia los verdaderos horizontes de la educación, es eso lo que tanto se requiere para formar al hombre del siglo XXI.

colaboradores@granasa.com.ec