Quito, ciudad milenaria

  Actualidad

Quito, ciudad milenaria

La hermosa capital de los ecuatorianos celebra hoy un nuevo aniversario de su fundación española, cumplida precisamente en el territorio donde se asentaron sus primeros habitantes en un pasado remoto.

Así, desde el período precolombino, el asentamiento humano que antecedió a lo que hoy es Quito fue un importante desarrollo urbano, con notable preeminencia durante el incario.

Luego, en plena Colonia, la Real Audiencia de Quito tuvo especial brillo, hasta hoy visible en las múltiples manifestaciones de la denominada Escuela Quiteña, en la que destacaron una magnífica arquitectura amorosamente preservada y notables artistas con capacidades superiores en el tallado de imágenes sagradas y en su representación pictórica.

Es además en esa época cuando se dan, impulsadas por el pensamiento del inmortal Eugenio Espejo, las manifestaciones libertarias primigenias en el continente americano, que le permitieron alcanzar el honroso título de Quito, Luz de América. La sangre quiteña regó la fértil semilla de la independencia, que luego del 9 de Octubre de 1820 en Guayaquil, quedaría definitivamente sellada en las faldas del Pichincha el 24 de Mayo de 1822. De entonces a nuestros días, ha sido permanente la adhesión de la capital a los más nobles postulados republicanos y a un afán indetenible de progreso.

En consecuencia, reconociéndole su valiosa tradición histórica y su cuidada herencia cultural, la Unesco le reconoció entre las primeras la condición de ciudad Patrimonio de la Humanidad, título que nos honra a todos. Sin duda, Quito es reconocida entre las más hermosas capitales americanas. Atrae no solo por sus bondades turísticas sino también por la cordial hospitalidad de sus pobladores, que siguen entregando sus mejores esfuerzos en pro del progreso de toda la nación. Sus fiestas de aniversario se han convertido en un atractivo evento que prácticamente abarca todo el mes de diciembre, juntándose con las fiestas navideñas y de Fin de Año. Ahora se encuentra empeñada en la modernización de su transporte público, que tiene las complicaciones derivadas de su crecimiento poblacional y el del parque automotor en un entorno constreñido por su topografía. Hace poco concluyó las obras complementarias de su nuevo aeropuerto internacional. La capital progresa sin pausas y merece un sentido ¡Viva Quito!