Actualidad

Ellos pusieron su huella

A pesar de algunos problemas de coordinación, a nivel competitivo los Juegos Olímpicos de Río 2016 fueron emocionantes, con actuaciones memorables de algunos deportistas que estamparon su huella en la historia.

Figura. Michael Phelps, de Estados Unidos, mostró su poderío en el  Estadio Olímpico de Deportes Acuáticos de Río.

A pesar de algunos problemas de coordinación, a nivel competitivo los Juegos Olímpicos de Río 2016 fueron emocionantes, con actuaciones memorables de algunos deportistas que estamparon su huella en la historia.

Por ejemplo, Michael Phelps dijo adiós a la natación dominando y ampliando su distancia como el atleta más ganador de la historia.

El ‘Tiburón de Baltimore’ se bañó de oro en los 4x100 y 4x200 libres, 4x100 estilos, 200 metros mariposa y 200 metros estilos, además de una plata en los 100 metros mariposa. El estadounidense se coronó como el atleta más ganador y efectivo en la historia de los Juegos, con nueve preseas doradas en tres citas olímpicas.

Vimos por última vez al jamaicano Usain Bolt pisar la pista de recortán en unas Olimpiadas y nuevamente logró la tripleta en el atletismo: 100 y 200 metros y la posta 4x100 planos. El ‘Relámpago’ se retiró de los Juegos con el impresionante registro de nueve medallas de oro, igualando la marca que parecía inalcanzable de Carl Lewis, de Estados Unidos.

La estadounidense Katie Ledecky se consagró como la reina de la natación en Río. Ella logró cuatro oros, una plata y dos récords del mundo. Hacía 48 años que una nadadora no ganaba el 200, el 400 y el 800. Con sus 19 años y dos Olimpiadas ya en su carrera, Ledecky se perfila para ser una de las grandes nadadoras de la historia.

El británico Mohamed Farah se convirtió en el segundo hombre en la historia de los Juegos Olímpicos en ganar dos veces las carreras de 5.000 y 10.000 metros

Simone Biles fue la grata sorpresa del equipo estadounidense de gimnasia artística. Clasificó a las tres finales de aparatos y comandó a su escuadra al oro. En el all-around individual se llevó el oro, además de la presea dorada en salto y suelo, mientras que en viga sacó el bronce.

El medallista más joven fue el chino Ren Qian, campeón de plataforma 10 metros de salto de trampolín con 15 años y 180 días de edad.

El medallista más veterano fue el británico Nick Skelton, que se impuso en el concurso individual de saltos (hípica) con 58 años y 233 días.

La tiradora estadounidense Kimberly Rhode se unió al exclusivo grupo de atletas que ganan una medalla en seis diferentes Juegos Olímpicos. En Río fue bronce en foso.

Por naciones, Estados Unidos se ubicó en el primer lugar, una vez más, con 121 medallas ganadas.

Gran Bretaña fue el primer país que ganó más preseas cuatro años después de ser anfitrión de los Juegos. En Río sumó 67 medallas, dos más que en 2012.

Por el escándalo de dopaje

Los grandes ausentes de los Juegos Olímpicos de Río, los primeros que se disputaron en Sudamérica, fueron los deportistas rusos, entre ellos la leyenda de la pértiga Yelena Isinbayeva.

Consagrada en 2004 y 2008, la zarina de la pértiga, a sus 34 años, soñaba con concluir su carrera con un tercer título olímpico. Pero el escándalo de dopaje de Estado que estalló en su país y que acabó con un centenar de su delegación fuera de los Juegos tras el informe McLaren, le privó de ese sueño, como a los campeones del mundo Sergey Shubenkov (110 metros vallas) y Maria Kuchina (salto alto).

La Federación Rusa de Atletismo (ARAF), suspendida por la Federación Internacional (IAAF), no envió a representantes a Río de Janeiro, con la excepción de Darya Klishina (salto largo), que vive desde hace tiempo en Florida, Estados Unidos.

Los sueños desvanecidos

El sueño de subir al podio olímpico se desvaneció para algunos deportistas por lesiones. La ciclista holandesa Annemiek Van Vleuten se fracturó tres vértebras tras sufrir un aparatoso choque en la carretera.

El gimnasta Samir Ait Said, de Francia, cayó en una mala posición en la competencia de saltos en las preliminares y se fracturó tibia y peroné.

El ciclista italiano Vincenzo Nibali era uno de los favoritos para conseguir medalla en ruta, pero su sueño se esfumó cuando perdió el control de la bicicleta y chocó en un tramo de la carretera junto al colombiano Sergio Henao. Nibali sufrió la fractura de ambas clavículas, mientras que Henao quedó con la pelvis rota.

Andranik Karapetyan buscaba dar la primera medalla a Armenia, pero se dislocó el codo durante su participación en levantamiento de pesas.