Actualidad

La publicacion de la Estrella de Panama

Hasta cuando se escribe esta crónica no se han presentado pruebas eficientes sobre la publicación que involucra al vicepresidente de la República y candidato a la reelección por el partido de Gobierno en hechos de corrupción.

Y aunque uno de los candidatos a la presidencia ha viajado a Panamá para entrevistarse con los directivos del diario, con el propósito de conocer de manera directa el problema, y ha manifestado que lo obtenido es preocupante, no se ha dado a conocer aquello que le preocupa y puede preocupar a la ciudadanía ecuatoriana. El candidato presidencial del oficialismo ha manifestado que no daría de baja a su acompañante en el binomio si no hay las debidas pruebas en su contra, los rumores han crecido e incluso se han mencionado nombres para su eventual reemplazo, nombres que hacen pensar a las gentes que se está buscando un guardameta y no un candidato vicepresidencial.

Pero de lo que no cabe la menor duda es que la corrupción en la refinería de Esmeraldas es de tal magnitud que ha hecho exclamar al mismo presidente de la República que es el mayor escándalo de este tipo que se ha dado en el país en mucho tiempo, aunque los mayores autores del escándalo de corrupción se han puesto a buen recaudo y se ha dado un supuesto enfrentamiento entre la comisión respectiva de la Asamblea y el fiscal general, quienes se acusan mutuamente de haber permitido la fuga de los inculpados principales, contra quienes se han expedido peticiones de captura a la Interpol. A uno de ellos, el de mayor jerarquía en el hecho, se lo busca para su apresamiento, aunque como ocurre casi siempre, ese pez gordo parece eludir las pesquisas para su detención.

Y así están las cosas, muchas personas esperando que el candidato de Fuerza Ecuador revele los asuntos que le hicieron conocer en Panamá. Para entonces, si hay pruebas suficientes contra el vicepresidente, su baja no podrá ser reemplazada porque la fecha tope para la inscripción de candidaturas culmina en muy poco tiempo... Pero no solo por eso. Una prueba de corrupción en su contra descalificaría moralmente al Gobierno y a sus candidatos, proclamados con la presencia del mismo presidente de la República y con el abuso de los medios de comunicación que maneja el régimen.

haroc@granasa.com.ec