Actualidad

Un programa para frenar la violencia contra los ninos

Aldeas Infantiles SOS pretende hacer un cambio en Guayaquil. Procura hacer visible lo oculto. Prevenir la violencia contra los niños, niñas y adolescentes en la ciudad.

Un programa para frenar la violencia contra los niños

Aldeas Infantiles SOS pretende hacer un cambio en Guayaquil. Procura hacer visible lo oculto. Prevenir la violencia contra los niños, niñas y adolescentes en la ciudad.

Con una campaña, a la que ha denominado ‘Detenlo Ya’, esta entidad, que lleva más de 40 años trabajando en la prevención de la pérdida del cuidado familiar, prevé -a través de folletos, charlas para padres, mensajes y vídeos difundidos en la red, cambiar la mentalidad del adulto y reducir los impactos negativos que trae consigo la agresión: suicidios, conductas alteradas, destructivas, delictivas y más.

En Guayaquil, más de la mitad de los niños (56 %) que ha ingresado a una casa de acogimiento, como Aldeas, lo ha hecho por esta causa. Por ser víctimas de castigos severos (golpes, insultos, encierro) y negligencia parental. Un tipo de maltrato infantil que los priva de afecto, protección y cuidados, y los incita a aislarse.

En la Zona 8 de Policía, que comprende los cantones de Guayaquil, Durán y Samborondón, desde enero de 2015 hasta febrero de 2016 se reportaron 193 casos de agresión física y psicológica. A nivel nacional, en cambio, 32 muertes. Todas por agresión y propiciadas a menores de entre 0 a 11 años.

Las cifras, aunque evidencian una baja en relación a años anteriores, son alarmantes. Lastimosamente, explica Antonia López, directora de la filial en la ciudad, estas están ahí y en algunas provincias incluso se incrementan porque solo una pequeña parte de estos abusos o delitos son denunciados a la justicia e investigadas por los organismos competentes.

“La gente, las víctimas y testigos no acusa por miedo, vergüenza o porque la problemática está naturalizada a nivel social. Con la campaña vamos a cambiar también aquello. Debemos aprender a actuar ante la primera señal de alerta. La gente debe acostumbrarse a no callar más”.

Al momento, la iniciativa ha sido lanzada de forma simultánea en 16 países de la región. En Guayaquil estará vigente hasta diciembre próximo. Organismos como el Consejo Cantonal de la Niñez, la Junta de Protección de Derecho, el Ministerio de Inclusión Económica y Social, y el Ministerio del Interior, apoyan el proyecto.

“Entes de todas partes se han unido para trabajar por el mismo fin. Nadie quiere ya más hogares destruidos. Queremos darle a los niños la oportunidad de vivir en familia, es parte de sus derechos”, precisa.

Quienes deseen sumarse a la iniciativa pueden entrar a www.detenloya.org.ec para firmar un formulario que le permitirá a Aldeas ejecutar proyectos similares o que prohíban, entre otras cosas, a los padres y a toda persona encargada del cuidado de los niños utilizar el castigo corporal o cualquier tipo de trato humillante, cruel o degradante, como método de disciplina.

En Ecuador, Aldeas Infantiles trabaja con 3.000 niños y 1.500 familias. En la urbe da cobijo a 46 chicos. En América Latina a 70.000.