El proceso politico a Glas, con poco futuro

  Actualidad

El proceso politico a Glas, con poco futuro

El Consejo de Administración Legislativa (CAL) sesionará la próxima semana para tratar el tema del juicio. El máximo organismo no está obligado a reunirse inmediatamente para decidir si el pedido cumple o no con los requisitos.

Hermuy Calle, de PAIS, Ramón Terán, del PSC-MG,  María José Carrión, de PAIS, Raúl Tello, Unidos por Pastaza, durante la sesión maratónica, de 12 horas, de la Comisión de Fiscalización. Allí se votó a favor del juicio político al excontralor, Carlos Pólit

Poco futuro. Esa es la ‘sensación’ en el ambiente Legislativo sobre el pedido de juicio político al vicepresidente de la República, Jorge Glas.

Este fue presentado por la alianza CREO-SUMA, que considera a Glas como responsable político de los casos de corrupción de Odebrecht.

En la Asamblea hay tres escenarios posibles para el control político a Glas.

El Consejo de Administración Legislativa (CAL) sesionará la próxima semana para tratar el tema del juicio. El máximo organismo no está obligado a reunirse inmediatamente para decidir si el pedido cumple o no con los requisitos.

El CAL hará un análisis formal de la solicitud: verificará el número y la validez de firmas de las 59, comprobará que la petición esté debidamente formulada y revisará las pruebas documentadas. Incluso, si algún detalle del pedido no está correcto, el CAL puede devolverlo a los legisladores proponentes para que lo completen en tres días.

Para Verónica Arias, aliada de PAIS y segunda vocal del CAL, las causales de la Constitución son estrictas y la fiscalización debe ser seria y responsable.

El primer escenario es que el CAL no admita esa solicitud de la oposición porque no es clara ni tiene pruebas documentadas sobre el caso.

El segundo escenario es que el CAL acepte el pedido y lo envíe a la Corte Constitucional para que emita el dictamen de admisibilidad. Esa es una condición para interpelar al segundo ciudadano del país.

En este caso, el presidente de la Asamblea, José Serrano, estaría cuidando su imagen, señala la oposición.

El tercer escenario es que la solicitud llegue a la Corte Constitucional. Pero podría quedarse indefinidamente porque no tiene un plazo para emitir el dictamen. Allí se requiere el voto favorable de las tres cuartas partes, es decir, de seis integrantes. Este camino hacia la admisión o no del juicio tiene un costo político para Alianza PAIS (AP) y para la oposición.

La imagen de PAIS quedará “fracturada” en la opinión pública y en la de los aliancistas que están a favor del juicio, explicó Luis Fernando Torres, del Partido Social Cristiano, y tercer vocal del CAL.

Pero la oposición perderá el round ante la ciudadanía que espera la censura y ante los otros opositores que no ven la interpelación como la transformación del Estado, agregó. “El juicio puede convertirse en un ring de ataques y contraataques”. CMP