Actualidad

Primeros 900 bultos de roca de las minas de Buenos Aires ya están en bodegas de la Arcom

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército trasladó el jueves el material mineralizado desde las montañas de la parroquia La Merced, en Imbabura

CUERPO DE INGENIEROS BUENOS AIRES
Unos 70 militares del Cuerpo de Ingenieros del Ejército se encargaron de las tareas de acopio y traslado del material.Cortesía

Los primeros 900 bultos de material mineralizado de las minas ilegales clausuradas en la parroquia La Merced de Buenos Aires, en Imbabura fueron evacuadas este jueves 18 de junio hacia las bodegas de Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom). Los bultos serán entregados a la Empresa Nacional Minera (Enami).

CUERPO DE INGENIEROS

Dos millones por el oro de Buenos Aires, en Imbabura

Leer más

El traslado se dio con la presencia del director de la Arcom Gustavo Tapia, el director de Operaciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Santiago Rueda, el jefe de la Unidad de Investigación de Delitos Mineros Rafael Pérez y el gobernador de Imbabura Álvaro Castillo.

La acción, según informó la Arcom en un comunicado, se dio en cumplimiento de una orden judicial de la Unidad Judicial Multicompetente de Urcuquí del 18 de febrero de 2020 y de una resolución de la Comisión Especial para el Control de la Minería Ilegal (CECMI) que facultan que, en coordinación con otras instituciones, se trasladen los bultos de material decomisado. 

Las acciones están a cargo del Batallón de Ingenieros No. 68 Cotopaxi, como unidad operativa del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, contratado para las tareas que iniciaron el pasado 3 de junio. Ese día ingresaron los uniformados en el sector de Buenos Aires con un convoy, personal, maquinaria y equipo para los trabajos preliminares. Las tareas incluyeron construcción de campamentos, habilitación de las vías de acceso y de cables y poleas.

Los bultos de roca se encuentran distribuidos en distintos sitios en los que, hasta julio de 2019, se realizaban tareas de minería ilegal. A inicio de ese mes un operativo militar y policial le puso fin a alrededor de cuatro años de la actividad ilícita que se había estado cumpliendo en la zona. 

Se desarmaron los cambuches de plástico y madera que formaban ciudades de plástico habitadas en su mayoría por ciudadanos extranjeros, sus familias y habitantes de varias provincias del país. En esos sitios se denunciaron delitos como extorsión, estafa, sicariato, robo, ajustes de cuentas, explotación sexual, entre otros, además de la presencia de hombres armados que ejercían el control. Un enfrentamiento entre grupos armados que querían controlar la zona aceleró la intervención de las autoridades y el desalojo de unas 6.000 personas.

Según la Arcom, la dispersión del material implicó trabajos previos de acceso a la zona, habilitación de poleas, construcción de puntos de acopio, estivaje, ensacado, enumeración y codificación manual de los bultos. Si las condiciones climáticas en la zona que, en esta época registra lluvia y neblina permiten, se prevé transportar el material en unos 60 días. Las labores las cumplen unos 70 miembros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Hay seguimiento de técnicos de la Arcom. Para el transporte de los bultos se planificaron protocolos de seguridad y control.

  • CUERPO DE INGENIEROS BUENOS AIRES1.jpeg
    Militares efectuaron el embalaje de la roca en bultos, la habilitación de poleas y el traslado del material.Cortesía
  • CUERPO DE INGENIEROS BUENOS AIRES2.jpeg
    Militares efectuaron el embalaje de la roca en bultos, la habilitación de poleas y el traslado del material.Cortesía
  • CUERPO DE INGENIEROS BUENOS AIRES3.jpeg
    Militares efectuaron el embalaje de la roca en bultos, la habilitación de poleas y el traslado del material.Cortesía
  • CUERPO DE INGENIEROS BUENOS AIRES4.jpeg
    Militares efectuaron el embalaje de la roca en bultos, la habilitación de poleas y el traslado del material.Cortesía

El material fue ingresado en nuevos sacos que a los que se coloca un número y codificación. En el trayecto que cumplirán los convoyes con el material se instalaron puntos aleatorios de control militar para garantizar la seguridad.

Hay patrullajes permanentes en el sector a cargo de la Policía. Según la Arcom, antes de llegar a las bodegas los bultos se pesan y los técnicos verifican la codificación y enumeración que se registra en actas. Serán cerca de 14.000 bultos con un peso de entre 40 y 50 kilos cada uno los que serán procesados en los próximos meses. 

El martes, el viceministro de Minas Fernando Benalcázar informó a EXPRESO que el dinero que se obtenga del oro extraído del material irá a la cuenta única del tesoro. Se calcula la recaudación de un monto aproximado de dos millones de dólares. El funcionario indicó que entre 60 y 200 gramos se obtiene por cada tonelada de roca. Son alrededor de 560 toneladas de las que se obtendrían unas 1.300 onzas de oro. Cada onza en el mercado cuesta unos 1.500 dólares.