Actualidad

La primera dama, un titulo de imagen o de gran aporte

Una figura o cargo que en 2007 fue eliminado por el presidente Rafael Correa al considerar que “aquello era sexista... antidemocrático... ineficiente...”.

Actuación. María de Lourdes acompaña siempre a Lasso. El sábado dio un discurso en la reunión de CREO.

Se los ve juntos por todos lados. Comiendo fritada en algún mercado de la Sierra, en su vehículo recordando con lagarteros y música de JJ el sitio donde se casaron, celebrando el nacimiento de su nieto y el cumpleaños de un hijo.

O María de Lourdes Alcívar no quiere dejar solo a Guillermo Lasso o él no quiere que lo deje en sus recorridos por el país o en alguna convención multitudinaria. De cualquier modo, es la imagen que proyectan o buscan proyectar: la de una familia.

Pocos precandidatos a la presidencia de la república hacen lo mismo. Ni siquiera a Gabriela Pazmiño, en este inicio de campaña de Dalo Bucaram, se la ha visto acompañándolo.

Aunque no es un cargo electivo, la imagen y presencia de la esposa de un presidente podría influir directa o indirectamente, bien o mal, en su gobierno.

Unos lo han considerado importante y necesario; otros, un título sexista e ilegítimo al no haber ganado por elección popular. Pero mucho se dice que ‘detrás de un gran hombre existe una gran mujer’. Y detrás de un presidente... una primera dama.

Una figura o cargo que en 2007 fue eliminado por el presidente Rafael Correa al considerar que “aquello era sexista... antidemocrático... ineficiente...”.

Fue José María Velasco Ibarra quien en su segunda presidencia (1944-1947) se refirió por primera vez a su esposa Corina del Parral como ‘primera dama’. En su quinta y última administración, ella adquirió funciones oficiales con salario como presidenta del Patronato Nacional del Niño, después Instituto Nacional del Niño y la Familia (Innfa).

Pero no siempre el cargo fue asumido por la esposa del jefe de Estado. Durante la presidencia de Jamil Mahuad, su primogénita Paola Mahuad se convirtió en la sexagésima segunda primera dama del Ecuador, ante el divorcio de sus padres. Ha sido la más joven, hasta ahora.

Y aunque ya no existe el cargo, extraoficialmente se sigue denominando a la esposa del mandatario como primera dama. Un título que podría restaurarse en el próximo Gobierno.

Si bien la figura no es legal, el consultor político Oswaldo Moreno no cree que dentro de la legitimación de quien gobierna le reste o sea determinante, pero de alguna manera proyecta un poco esa estabilidad familiar, incluso estabilidad psicológica del candidato.

“No es un cargo que esté dentro del libreto, pero en ocasiones puede ser funcional o puede ser coadyuvante a la comunicación más que el gobierno al personaje...”, dice el experto. Y depende mucho de los casos. Unas pueden ser relevantes, otras trascendentes y otras pueden pasar desapercibidas. Como ejemplo cita el caso de María Eugenia, esposa de Febres-Cordero. Se dice que su rol fue fundamental durante la crisis de Taura.