Actualidad

Precisiones de la Bolsa de Valores de Quito (BVQ)

Con relación al artículo de prensa titulado “ATU, piedra metida en el zapato bursátil”, publicado en la edición de EXPRESO del 21 de diciembre de 2018, es importante precisar:

a. El mercado de valores viabiliza el financiamiento de las empresas ecuatorianas a través de la emisión y negociación de valores al público inversionista, permitiendo el desarrollo del sector productivo ecuatoriano.

El mercado y sus partícipes ejercen sus funciones dentro de un sistema debidamente regulado y controlado.

b. Si bien la situación corporativa de uno de los emisores del mercado de valores ecuatoriano es relevante en el marco de la protección de los intereses de los inversionistas de dicho emisor, esta circunstancia no tiene un impacto sistémico, por lo que aseverar que el mercado bursátil no cierra bien el 2018 no es procedente.

El mercado financiero, y mucho más el mercado de valores, es muy sensible frente a acontecimientos que puedan generar un riesgo a los inversionistas, hecho que obliga a tener que tratar todo acontecimiento del mercado, con suma prolijidad y analizando el potencial efecto que un comunicado pudiere generar en cuanto al pánico que se puede ocasionar entre el público inversionista.

c. En la redacción del párrafo tercero del artículo indicado, se hace referencia a un pronunciamiento de la Bolsa de Valores de Quito (BVQ) en cuanto al plazo de suspensión dispuesto por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, indicando que la Bolsa no conoce desde cuándo se aplicará la medida de suspensión dispuesta por el órgano controlador. Al respecto es necesario indicar que: i) En la conversación telefónica mantenida con la persona que se contactó con la BVQ se le manifestó que el criterio de aplicación depende de la Superintendencia de Compañías, al ser una medida dispuesta por esta entidad, hecho que no fue debidamente informado en la nota de prensa publicada, dando a entender incluso ignorancia de la BVQ de cómo proceder frente a medidas dispuestos por el ente controlador, hecho que no es procedente. ii) Al momento de mantener la conversación telefónica con un funcionario de la Bolsa en ningún momento se le informó que el objeto era efectuar una publicación y menos aún se autorizó por parte de la BVQ a citar expresiones o manifestaciones de uno de sus funcionarios. iii) La BVQ tiene canales oficiales de comunicación, siendo la gerencia general la única autorizada a emitir opiniones, por lo que el mencionar que lo manifestado por uno de sus funcionarios es un criterio institucional al decir “en representación de la bolsa capitalina”, es impreciso.

d. Es importante que en futuras publicaciones realizadas con el mercado de valores el hacer hincapié que los problemas que se pudieren generar en un emisor de mercado, por causas instrínsecas a los mismos, no son atribuibles ni al mercado ni a las bolsas o casas de valores.

Paul McEvoy

Gerente General