Sobre piedra

  Actualidad

Sobre piedra

Durante la campaña presidencial, especialmente en la segunda vuelta, daba la impresión que todo estaba escrito sobre piedra. Alianza PAIS el oficialismo, y CREO como el partido de la oposición. Por “default” quien llegara a competir “tete á tete” contra Moreno sería el líder de la oposición, y por lo tanto, -debido a que en nuestro país reina una cultura política caudillista - “su” partido también lo sería.

El momento en que estuvo claro que toda la lucha que habían llevado por denunciar el fraude había llegado a su final, fue cuando uno de los asesores afirmó que “lo que está claro es que Guillermo Lasso es el líder indiscutible de la oposición”. Ante eso, dos observaciones: a) Qué triste después de haber anunciado frente al país entero su victoria, conformarse con un título que -a mi parecer- lo había consolidado desde el debate en la Cámara de Comercio de Guayaquil. Y b) No crean que este título es perenne. En 4 años (si el objetivo es “la tercera es la vencida”) el tablero político puede, y va a cambiar. Esto es una carrera, no un monopolio. Y en Ecuador, sin “líder” no hay partido. O ¿qué fuera de la 10 sin Dalo (y próximamente) Abdalá Bucaram? ¿De la 6 sin “el alcalde”? Fuera un error para CREO considerar que como ya llegaron, ahora “lo son”. Los resultados de estas elecciones municipales ayudarán a establecer en el imaginario de los ecuatorianos quién tiene mayor oportunidad de hacerle frente a la 35.

Los partidos tienen que sonar, mantenerse en la opinión pública, generando noticia. Y eso se logra ganando Guayaquil y/o Quito. La tienen difícil, Guayaquil es socialcristiana (la base de sus votantes poco saben o les interesa sobre este “complot” de Nebot y sus preferencias políticas), aunque sin el alcalde en la contienda es más difícil que ganen, especialmente si más candidatos de la oposición se lanzan y dividen el voto. La Perla podría ser verde. En Quito, CREO la tiene más fácil, considerando el apoyo que Pichincha demostró a Guillermo.

Lo realmente importante es que nada está dicho, y esa es la única ley que tienen que recordar.