El peso real del Vicepresidente

  Actualidad

El peso real del Vicepresidente

La figura del vicepresidente no necesariamente suma votos en una elección. Es más bien un contrapeso a la candidatura presidencial, dicen los expertos.

El peso real del Vicepresidente

La figura del vicepresidente no necesariamente suma votos en una elección. Es más bien un contrapeso a la candidatura presidencial, dicen los expertos.

Tal vez por eso seis precandidatos a ocupar el Palacio de Carondelet, en 2017, aún no tienen a su segundo. Sin embargo, se esfuerzan por buscar equilibrios: hombre-mujer, Sierra-Costa, experiencia-juventud, político-empresario.

Pero, ¿cuánto pesa el nombre del vicepresidente en una elección nacional?

Santiago Nieto, director nacional de Informe Confidencial y uno de los artífices de la victoria de Mauricio Macri en Argentina, comentó a EXPRESO que el segundo Mandatario “no pesa nada”. Tampoco suma o resta votos. Sin embargo, sí juega un papel importante como contrapeso del candidato presidencial, explicó.

Coincide con él Moisés Tacle, legislador del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero, “el binomio no es determinante al tirar la balanza electoral. El vicepresidente no debe traer votos, pero tampoco puede restar”, dijo a este Diario.

Hasta ahora, solo Alianza PAIS ha designado a su candidato a la segunda magistratura del país. La dupla Lenín Moreno-Jorge Glas, según explicó el oficialismo, se complementa: política social de un lado y visión técnica, del otro.

Para Carolina Farto, de Mankind Consultores, los dos primeros ciudadanos de Ecuador deben ser una fórmula. “Es una dupla que debe manejar la misma idea. El vicepresidente no es de relleno, tiene que ejecutar y ser vocero si no está el presidente”, señaló a este Diario.

En los últimos 10 años, la figura del vicepresidente sufrió una evolución. Moreno y Glas, a su turno, tuvieron a su cargo áreas específicas de trabajo. El primero, el sector social y de los discapacitados. El segundo, los sectores estratégicos.

Hay un cierto perfil que debe cumplir el elegido. Por ejemplo: ser técnico, profesional. Según Patricio Cárdenas, gerente de la empresa Logika Inteligencia de Mercados, “los partidos buscan a alguien que atraiga votos y, al mismo tiempo, que no opaque la figura del presidente”, señaló.

Tampoco necesita ser carismático porque su función no es atraer a la ciudadanía. Esa es la “tarea” de los presidenciables. Los de Sociedad Patriótica suman otro requisito: lealtad. No puede pretender, dijo Gilmar Gutiérrez, suceder al presidente.