Actualidad

Pescadores denuncian extorsiones

A través de pancartas expresaron su malestar. En ellas escribieron: “Están matando a los comerciantes y a los pescadores del mar con sus leyes y abusos” y “El comercio de la pesca en alerta roja por extorsión”.

Manta. Los pescadores expresaron ayer su malestar en las calles.

Representantes de caletas pesqueras artesanales de Puerto López, Machalilla, San Mateo, Jaramijó, Crucita, Las Gilces, Santa Elena, Esmeraldas, entre otras, se concentraron ayer en Manta para participar en una marcha pacífica que partió desde el sector Playita Mía y culminó en los exteriores del Palacio de Justicia.

¿El motivo? Denunciar lo que ellos consideran abusos de supuestos miembros de la Subsecretaría de Pesca, que decomisan sus productos.

A través de pancartas expresaron su malestar. En ellas escribieron: “Están matando a los comerciantes y a los pescadores del mar con sus leyes y abusos” y “El comercio de la pesca en alerta roja por extorsión”.

Policías y agentes de tránsito vigilaron el desarrollo de la protesta. David López, representante de la Asociación Gente de Mar, manifestó que los pescadores, comerciantes y transportistas han decidido acogerse al derecho a la resistencia establecido en el artículo 98 de la Constitución de la República, porque sienten que son víctimas de actos de corrupción que amenazan su estabilidad laboral.

En un acto público, en la calle, entregaron al jefe político de Manta, Edmundo Durán, un escrito para el presidente de la República, Rafael Correa, al que anexaron copias de las denuncias que han presentado, pero de las que no han recibido atención.

Uno de sus pedidos es la inmediata intervención de la Fiscalía General del Estado para que investigue a los extorsionadores. Aseguran tener pruebas de sus aseveraciones.

Otra petición, indicó el dirigente Christian Urrunaga, es la eliminación de la guía de movilización de pesca porque, según ellos, se ha convertido en un elemento de corrupción y extorsión.

Durán ofreció entregar la documentación a las autoridades respectivas, especialmente al presidente Correa, para que se investiguen los hechos denunciados.