La paz en Colombia

  Actualidad

La paz en Colombia

Para sorpresa del mundo, los acuerdos de paz firmados en Cartagena por el presidente Santos y la guerrilla de las FARC fueron rechazados, aunque por escaso margen de votos, en el plebiscito del domingo pasado que debía ratificarlos. El opositor partido Centro Democrático (CD) que lidera el expresidente Uribe fue el principal promotor del “No” a lo pactado con la guerrilla, por lo que el presidente Santos designó a la canciller María Ángela Holguín, al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y al jefe del equipo de negociadores con las FARC, Humberto de la Calle, para que inicien contactos con los voceros del CD para hacerles llegar el listado de los puntos de los acuerdos de paz con los que tienen disconformidad. Los delegados de Uribe ante el Gobierno han dicho que están trabajando ya en ese documento y que de inmediato se lo harían llegar a los representantes del presidente Santos. Pero la canciller Holguín se anticipó en advertir que la decisión de renegociar o no los acuerdos pactados corresponde a las FARC, cuyos jefes guerrilleros que se encuentran en La Habana, han dicho que esos acuerdos son “inmodificables” porque tienen carácter de Acuerdo Especial, manteniéndose en la tesis de que el plebiscito del domingo, en el que ganó el “No”, tiene efecto político pero no jurídico. Y el asesor jurídico de las FARC ha remarcado que el acuerdo de paz “es inmodificable desde el punto de vista del derecho internacional” porque fue firmado como Acuerdo Especial y depositado ante el Consejo de la Confederación Suiza, en Berna, lo que le confiere rango de tratado internacional. Hay que recordar que Uribe en su presidencia (2002-2010) se empeñó en una “guerra de exterminio” contra la guerrilla, usando las fuerzas combinadas del ejército y bandas paramilitares, por lo que tiene abiertos procesos penales, y ahora, tras los acuerdos de paz, pretende que se “modifiquen” o “se renegocien”, probablemente incluyendo la instauración de procesos penales contra jefes guerrilleros por actos cometidos en una guerra que duró poco más de medio siglo, la más antigua del mundo contemporáneo. Pero la paz es lo que importa al pueblo colombiano, y ha sido firmada, y las FARC han cesado en la lucha armada. Hora es de celebrar, que la paz empiece a dar sus frutos.

colaboradores@granasa.com.ec