El parque fantasma

  Actualidad

El parque fantasma

Las serpientes no eran el reptil más temible de la “selva”, sino los sádicos que ultrajaban a niñas “de diez o doce años” entre orondos arbustos y montes espigados. Así que Carmita de Guaranda, olvidando su condición de teóloga, los ahuyentó a punta de

Proyecto. El comité anhela levantar una casa comunal.

Las serpientes no eran el reptil más temible de la “selva”, sino los sádicos que ultrajaban a niñas “de diez o doce años” entre orondos arbustos y montes espigados. Así que Carmita de Guaranda, olvidando su condición de teóloga, los ahuyentó a punta de revólver. “No podía permitir tantas barbaridades”, atestigua a EXPRESO la expresidenta del Comité Pro-Mejoras Unión Cívica de la Ciudadela la FAE.

Si desea leer más contenido suscríbase aquí