Actualidad

Tener pareja y buenos amigos dan mas felicidad que el dinero

Estar en pareja nos hace más felices que recibir un aumento de sueldo. Al menos así lo señala una investigación del London School of Economics, en la que se encuestó a 200 mil personas de varios países.

Estar en pareja nos hace tres veces más felices que un aumento de sueldo, según la investigación.

Estar en pareja nos hace más felices que recibir un aumento de sueldo. Al menos así lo señala una investigación del London School of Economics, en la que se encuestó a 200 mil personas de varios países.

En una escala del 1 al 10, la duplicación del salario, en promedio, registró un aumento de la felicidad de solo 0,2 puntos. “Esto se debe a que las personas se preocupan más en cómo son sus ingresos en comparación con los de sus colegas que en los beneficios que ofrece el incremento”, señala Infobae.

En cambio, estar en pareja registró el triple del aumento de felicidad (0,6) que el incremento salarial.

“Las pruebas nos muestran que las cosas que más importan para nuestra felicidad y malestar son las relaciones personales (de pareja y amistades) y la salud mental y física”, dice el economista y coautor del estudio, Richard Layard.

EXPRESO consulta a dos psicólogas clínicas y un trainer o entrenador en PNL (Programación Neurolingüística), quienes en base a sus experiencias con sus pacientes y clientes corroboran que lo que más nos hace felices son las buenas relaciones con la pareja y los amigos y la buena salud mental.

“Existen estudios que colocan la relación de pareja como un factor que incide mayoritariamente en la estabilidad de la persona, logrando así desarrollarse de forma efectiva en sus diferentes ámbitos”, señala a este Diario Lorena Cuadrado, psicóloga clínica y máster en Terapia Familiar con mención en Psicoterapia Sistémica. Es catedrática de la Universidad Espíritu Santo (UEES).

Al ser consultada acerca de si llevarse bien con la pareja y tener buenos amigos determinan la buena salud mental, la también psicóloga clínica Andrea Villacrés, directora del Centro de Psicoterapia Bienestar, responde: “El ser humano es un ente sociable y para desarrollarse asertivamente debe interactuar con las personas que se relaciona. El resultado de la interacción social que logre a través de los años, si es positivo, creará una salud mental adecuada y estable”.

Villacrés agrega que el tener relaciones sociales positivas con los amigos y la pareja genera estabilidad emocional.

El trainer en PNL, Daniel Illingworth, quien es director de Evoluciones Escuela de PNL y Coaching, explica a EXPRESO que los resultados del estudio del London School of Economics no hacen una invitación a leer este reportaje y correr a buscar estar con alguien para ser feliz.

“No se trata sencillamente de estar en pareja, pues hay relaciones que son terribles como aquella en la que uno abusa física y emocionalmente del otro. Eso no es positivo para nadie”, sostiene Illingworth.

El life coach añade que se trata de tener una pareja con la que nos llevemos bien, quien nos apoye y apoyemos y nos ayude a sentirnos necesitados y útiles. “Hay que estar con la persona correcta”, indica. Eso contribuye a la salud mental y emocional.

Illingworth acota que no hay que olvidar que no hay relaciones perfectas, siempre hay problemas que hay que saber manejar y salir adelante.

Al analizar por qué el tener un amor otorga el triple de la felicidad que recibir un aumento de sueldo -según los resultados de la investigación británica- Illingworth indica que esto se debe a que la parte económica y material siempre es pasajera.

“Si, por ejemplo, conseguimos un incremento salarial y nos compramos un carro nuevo o ropa nueva, eso nos produce placer pasajero porque el carro no va a ser nuevo siempre y la ropa se daña con el uso. Mientras que una buena relación emocional y sentimental con la familia y los amigos se va a mantener siempre, nos va a dar ese placer y eso se relaciona con nuestra salud mental”, expresa Illingworth.

Sin embargo, la felicidad es una cuestión muy personal. “Es algo muy subjetivo ya que este concepto cambia de acuerdo a la concepción filosófica, cultura, familia, etc. Puedo atribuir que la persona es feliz cuando satisface todas sus necesidades como lo propone el teórico humanista Abraham Maslow, cuando logra solucionar obstáculos, pero también cuando disfruta y promueve acontecimientos, experiencias y eventos significativos en su vida”, concluye Cuadrado.

Ingredientes de la felicidad

Sexo

El psicólogo de Harvard, Dan Gilbert, dice que según diversos datos estudiados, la felicidad se conforma de sexo, ejercicio, música y conversación. “Las cuatro actividades cotidianas que más felicidad aportan son gratis. La que más, con mucha diferencia, es practicar sexo”.

Ejercicio

“Cuida tu salud física, haz más ejercicio. Es otro consejo aburrido, pero también es cierto”, señala Gilbert, tal como recogió diario El País de España. Según el experto, “intentar ser más feliz es como bajar de peso. No hay ningún secreto”.

Música

Un día sin música es un día perdido. Escuchar el género que sea de su preferencia puede servirle para relajarse en medio del estrés laboral o incluso para concentrarse en lo suyo, en una oficina en la que todos hablan al mismo tiempo. Gilbert la incluye en su receta.

Conversación

“Pasa más tiempo con la familia y los amigos. Es un consejo aburrido, pero es cierto. Somos el animal más social del planeta, se mida como se mida, así que no sorprende que la mayor parte de nuestra felicidad proceda de las relaciones sociales”, afirma el psicólogo de Harvard.

A nivel personal

Illingworth: “Hay dos visiones de felicidad: general e individual”

El trainer en PNL, Daniel Illingworth, afirma que la respuesta a la pregunta de qué es lo que hace más felices a las personas depende de cada uno, porque cada individuo es distinto. “Hay dos visiones de felicidad: la general y la individual. Pensamos, porque es lo que nos han enseñado toda la vida, que para ser felices tenemos que y ahí cada quien llena lo que ha aprendido: para ser felices tenemos que tener un buen trabajo, tener hijos, ser famosos, graduarnos de la universidad, etc. Esa es la felicidad general, pública o común”, explica.

Agrega que la felicidad individual es lo que a cada uno nos hace felices.

“A veces tenemos conflictos con otros, inclusive con nosotros mismos por la diferencia entre la felicidad general y la felicidad individual. Por ejemplo, si yo pienso que para ser feliz hay que tener hijos y alguien no los tiene, creo que no es feliz. Y tal vez esa persona es feliz sin hijos”, dice Illingworth.

La psicóloga clínica Andrea Villacrés, añade un ingrediente. “La felicidad se presenta cuando se encuentra la tranquilidad. Por lo general, el ser humano se llena de regocijo al tener bienestar familiar, específicamente con la pareja e hijos”.

No se puede vivir sin tener comunicación con el medio y esto colabora en el desarrollo positivo de cada uno, agrega Villacrés.