Paredes: “Queremos que la Espol sea algo intrinseco de Guayaquil”

  Actualidad

Paredes: “Queremos que la Espol sea algo intrinseco de Guayaquil”

La Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), una de las tres universidades públicas de Guayaquil, celebra hoy 60 años con el estandarte de ser la mejor del país en su tipo.

Es, desde el año pasado, la primera mujer rectora de la Espol. Graduada de Ingeniería Mecánica en esa entidad, tiene una maestría y un doctorado (PhD) en Ciencias, por la Rutger The State University, de Nueva Jersey, Estados Unidos. Presidirá la sesión de

Hay ramos y bolsos con regalos para la rectora en su despacho. Es viernes, vísperas de su cumpleaños, pero el festejo que ese día ella y sus colaboradores están organizando es más bien el de la institución, hoy.

- Usted está tan vinculada a la Espol que casi cumple años el mismo día de la universidad.

- (Sonríe) Más o menos sí, el aniversario de la Espol es dos días después de mi cumpleaños. Y también el vicerrector cumple años el 9 de octubre, así que no somos solamente cien por ciento politécnicos, sino que también celebramos como la Espol en octubre.

- Por cierto, 60 años es una cifra importante y han pasado muchas cosas en ese tiempo, pero si pudiera destacar algunos de los logros más importantes en ese período, ¿cuáles serían?

- Bueno, mencionaría nuestra misión con la que comenzamos que fue formar profesionales. Creo que, en ese ámbito, el profesional de la Espol sigue siendo nuestro mejor producto. A la Espol lo que la diferencia es tener un politécnico que entiende que, a través de una educación gratuita, en los últimos años, tiene una misión que es servir a la sociedad, resolver un problema. Y tener carreras instructivas, diferentes e innovadoras. En cada momento hemos ido innovando, hemos ido proponiendo cosas diferentes...

La rectora extiende la lista y cita con detalle las investigaciones que durante décadas han efectuado en temas como el camarón, banano, cacao y café, en beneficio del sector productivo; la incursión en nuevos campos como la robótica y las tecnologías de la información; la opinión técnica y las propuestas de solución que la Espol ha presentado ante los problemas de la ciudad y la región; y en lo interno, la continuidad de sus políticas y objetivos, pese al cambio y relevo de sus rectores.

- ¿Nadie empieza desde cero?

- A pesar de que han venido varios rectores, todos con su visión, con su pasión, con su manera de ver las cosas, el norte siempre ha estado para el norte, es decir, ha habido continuidad. (...) Yo creo que eso es significativo porque cuando tú vas trabajando las cosas y construyendo sobre otras, le agregas valor. Porque el destruir supone mucha más energía para poder construir nuevamente. Entonces creo que esa es una característica también importante de nosotros como universidad pública en el país.

- Y como universidad pública del país, y sobre todo de Guayaquil, ¿ustedes sienten que la ciudad los percibe y asocia como institución cercana?

- Bueno, eso es lo que me he dedicado a hacer en mi primer año. Si tú me preguntas cuál ha sido mi concentración, evidentemente Guayaquil sabe qué es la Espol, pero lo que yo he querido es que no solamente sepa, sino que la sienta, la viva, que nosotros seamos algo intrínsecos en la parte de Guayaquil.

- ¿Cómo piensan lograr eso?

- Buscar un acercamiento, posicionarnos nuevamente, reposicionarnos como una institución de ciencias, de tecnología e innovación. Que la industria sienta que somos sus aliados y somos sus ‘partners’ para poder ayudarlos a resolver sus problemas. No solamente la empresa privada, sino la pública, las oenegés, los hospitales, todos. Y eso es lo que me he dedicado a hacer en el primer año.

- ¿Hay algún problema de Guayaquil, relacionado con el sector público o privado, en el que ustedes en este momento estén involucrados tratando de hallar soluciones y hacer propuestas?

- Bueno, el último es el tema que sale de una ordenanza del Municipio, el de la prohibición de ciertos plásticos. Es algo que nos interesa mucho porque hay temas alrededor del reciclaje, de la economía circular que ya estamos trabajando con algunas empresas, que estamos haciendo llegar a los diferentes ‘stakeholders’ de esta problemática, porque es una cadena de valor bastante grande...

- Usted cita temas como el cacao, camarón, banano, que son importantes para la región, ¿pero qué hay de temas mucho más locales, más urbanos, como transporte o seguridad?

- Sí, también estamos en ello. Hay un grupo de investigación trabajando en la optimización del transporte, en vías alternativas. Estamos hablando de qué va a pasar en Guayaquil en los próximos años, porque se están viendo alternativas pero no son suficientes; hay que comenzar a ver otras. Hay un grupo de Matemáticas que está trabajando en el tema de transporte. En seguridad también. Un centro de investigación está trabajando con sistemas de cámaras para optimizar la seguridad en algunos ámbitos: identificación rápida de personas, cruce de bases de datos; a través de tomas aéreas ver ciertos aspectos de seguridad, también estamos en eso.

- ¿Entonces usted cree que difundir un poco más sus propuestas y lo que hacen ayudará a que la ciudadanía vaya viendo más cercana a la Espol?

- Sí, definitivamente, ese es un tema con el cual también estamos trabajando. Nosotros no nos hemos caracterizado por comunicar adecuadamente todo lo que hacemos, pero es bastantísimo.

- ¿Cómo se visualiza la Espol dentro de cinco o diez años?

Nos visualizamos como una institución de impacto, que tenga propuestas de solución de problemas locales, nacionales y regionales. La visión es ser una comunidad académica consolidada, porque sabemos que la solución de problemas no se hace solo desde una disciplina, se hace desde el trabajo en equipo y desde la diversidad de visiones.