Actualidad

El papa autoriza la absolucion indefinida del pecado del aborto

El papa Francisco ha querido dejar como legado de su Jubileo de la Misericordia, que concluyó el domingo, que los sacerdotes puedan absolver el pecado del aborto, algo que hasta ahora solo podían autorizar los obispos o el mismo pontífice.

Sacerdotes. Todos pueden absolver “de ahora en adelante” a “quienes hayan procurado el pecado del aborto.

El papa Francisco ha querido dejar como legado de su Jubileo de la Misericordia, que concluyó el domingo, que los sacerdotes puedan absolver el pecado del aborto, algo que hasta ahora solo podían autorizar los obispos o el mismo pontífice.

Así se lee en la carta apostólica “Misericordia et misera”, el documento de conclusión del Jubileo extraordinario que fue publicado y en el que el papa da las indicaciones para que los católicos continúen este tiempo de la misericordia, la reconciliación y el perdón.

El pontífice había enviado durante el Año Santo a todos los rincones del mundo a los llamados “misioneros de la misericordia” para absolver todos los pecados, incluso los considerados más graves, como el aborto, y había autorizado a los sacerdotes a hacerlo sin tener que consultar con su obispo.

Ahora, tanto los “misioneros” que seguirán viajando por el mundo como los sacerdotes podrán seguir haciéndolo.

Para Francisco “no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre” y por tanto también los sacerdotes podrán absolver pecados graves. “Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante, cualquier cosa en contrario”, señala la misiva.

El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, explicó que la absolución será “de la mujer, del enfermero, del médico que sostiene la indicación. El pecado de aborto es global y por tanto el perdón del pecado de aborto es omnicomprensivo, toca a todos los que son parte de este pecado”.

Fisichella aseguró que no existe ningún tipo de “laxismo” en la decisión del papa, ya que como se puede leer en la carta, Francisco enfatiza “con fuerza” que “el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente”.

Jorge Bergoglio destaca además que “no existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado”.

En esta carta en la que invita a renovar el tiempo de perdón, reconciliación y caridad con los más necesitados, Francisco también extiende otras disposiciones que había autorizado durante el Jubileo como la de la concesión de absolver los pecados a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados lefebvrianos.

Clausurado el Jubileo, que comenzó el 8 de diciembre de 2015, Francisco afirmó que “es el momento de dar paso a la fantasía de la misericordia para dar vida a iniciativas nuevas”.