Palo Santo: 6 meses de esperar una expropiacion que no llega

  Actualidad

Palo Santo: 6 meses de esperar una expropiacion que no llega

En abril se anunció que el Municipio adquirirá el terreno. Para que el proceso concluya falta la firma del alcalde. Vecinos y propietaria pendientes del tema.

Mural. Este es uno de los trabajos realizados por artistas de la ciudad el pasado fin de semana en Palo Santo.

No solo el grupo de vecinos que lidera el cuidado y la defensa del sendero Palo Santo cuenta los días a la espera de que se defina el anuncio que el alcalde Jaime Nebot realizó en el seno de la sesión de Concejo del 5 de abril pasado: expropiar las 4,02 hectáreas de terreno donde se ubica esta área protegida.

De esto también está pendiente la Urbanizadora del Salado (Urdesa), la empresa dueña del terreno. Es más, ellos han enviado varias comunicaciones al alcalde en las que solicitan referencia acerca del desarrollo del proceso.

Sin embargo, “no se nos informa de nada, tampoco conocemos de ninguna resolución al respecto”, se menciona en uno de estos escritos firmados por Jorge Martín Arellano, abogado representante.

En el caso de la comunidad, el consejo barrial de Urbanor, junto con el grupo de activistas vinculados con el sendero, como Salvemos Palo Santo, además de vecinos de Lomas de Urdesa y El Portón, solo esperan que se defina la situación legal del bosque para que se inicie de inmediato el cuidado del área verde, el cual enfrenta continuos atentados.

Acumulan basura, desechos; talan árboles... sin que nadie lo proteja. El fin de semana pasado, cerca de 30 personas se dedicaron a pintar un mural en una de las entradas al bosque. Ayer en la mañana, ya había sido pintarrajeado.

“Qué mala actitud”, comentó Geofredo Calle, vicepresidente del consejo barrial, quien evidenció el daño del mural.

Acerca de cómo va el tema de la expropiación en el Municipio, luego de más de seis meses, esto lo aclara José Miguel Rubio, director de Urbanismo. “Es un tema que lo ha analizado el Municipio, que lo tiene definido”, le comentó a EXPRESO el funcionario, quien asegura que solo falta la firma del alcalde para que se concrete.

“Es mucho tiempo el que ha tomado la ejecución de una posible expropiación. Solo esperamos que luego nos demos cuenta que cambiamos de administrador de la ciudad y el tema no haya sido terminado”, considera Verónica Albán, vecina de El Portón, una de las defensoras del bosque.

Junto con la promesa de expropiación, el alcalde Nebot aseguró aquella jornada de Concejo, la del 5 de abril pasado, que solo así era posible que el Municipio pudiese tomar la administración del bosque.

“Nosotros empezaremos a tener obligaciones a partir de la expropiación”, aseguró Nebot en el seno de aquella sesión.

Hasta tanto, la administración de Palo Santo ha quedado en manos de su propietario, la empresa Urdesa, la que pide al Municipio, que “se nos respete nuestra calidad de dueños y se nos tome en consideración para cualquier iniciativa que por más valedera que sea debe contar con nuestra aprobación”.

Esto a partir de las diversas actividades que ejecutan los vecinos de las ciudadelas aledañas y miembros del colectivo Salvemos Palo Santo, que cuentan con el aval de direcciones del Municipio, como la de Medio Ambiente.

Desde agosto pasado, EXPRESO ha solicitado información del avance de este proceso. Solo se tuvo respuesta de la Dirección de Urbanismo.

También se pidió, por intermedio del vocero del Municipio, una versión del alcalde Nebot. Pero esto es algo por lo que aún también se espera.

Contexto

Mantenimiento

“Lo vamos a expropiar y nos vamos a ocupar de su mantenimiento; sin perjuicio de lo que el Gobierno se ha comprometido hacer”. Este es uno de los puntos que trató el alcalde Jaime Nebot en abril pasado, cuando se lo declaró propiedad contemplativa. Es decir, que aunque existe un dueño, este no podría construir en el lugar.

Contemplativa

El Municipio ratificó la declaratoria de bosque y vegetación protectora de Palo Santo. También que negará aquellas solicitudes y pedidos para actividades no permitidas en el sendero, esto es, ejecución de construcción alguna. También reconoció que las 4,02 hectáreas tienen un propietario.

La propietaria

La compañía Urdesa considera que mientras no se ejecute la expropiación, el Municipio no puede auspiciar actividades sin que se cuente con su permiso. “Rechazamos entonces este proceder arbitrario del Municipio como de su Dirección de Ambiente”, esa es una de las quejas de la empresa.