Actualidad

El origen de los huevos

La porquería que vemos a diario nos asquea. El fiscal del caso Froilán Jiménez, caído el 30-S, excluye a Correa de las investigaciones. Pese a que él dio la orden de atacar un hospital que albergaba población civil. Antes se encontró droga en la base de Manta y se descubrió a ‘las gloriosas’ vendiendo armas a las FARC.

En el crimen del Gral. Gabela los nombres no salen a la luz y la impunidad se pasea en los últimos Dhruv antes de que caigan. Parece que hubiera un verdadero Manual para salvar rateros. El ‘remake’ de El gran escape, en la interpretación de Fernando Alvarado, es ya el colmo. Por si fuera poco, el solitario George sufre un teatral quebranto en su salud. A este punto, la indignación ya no nos cabe en el pecho y nos provoca salir a halarle el pelo a la bruja de al lado. Y todos culpan al presidente. ¿Por qué? Si la herencia correísta es justamente la mafia enquistada en el poder Judicial. Y Moreno se ha cuidado de no meterse en este. ¿Qué culpa puede tener? Además, ha dado claras señales de un cambio de rumbo: el acercamiento a los EE. UU. y a la Alianza del Pacífico lo acreditan. Y la independencia judicial logró algo antes imposible: alias ‘Carlitos’ fue llamado a juicio y declarado prófugo. Hasta la semana pasada, si algo le sucedía al presidente, su reemplazo duraba lo mismo que un estornudo. Y Mameluco regresaba al día siguiente a comer langosta con Glas. Si lo hacía, no lo sacábamos nunca. ¿No somos capaces de medir el peligro?

¿Ya olvidamos la ira contenida al ver cómo se llevaban el país en dos aviones mientras mirábamos impotentes sin hacer nada? Los cientos de huevos lanzados a Correa tienen su origen en esa ira. Los dos proyectiles lanzados al presidente Moreno en Cuenca, marcan la diferencia. Mientras Correa hace un berrinche, se tira al piso y se quita hasta las medias, Lenín sonríe. ¿No se dan cuenta de que cambiamos un demente por un demócrata?

By the way... No hay líderes “on line”. Son presenciales. Solo los cobardes viven en el exilio. Y alias ‘Carlitos’ -el prófugo- ha demostrado ser uno de ellos al no venir a enfrentar sus culpas.