Una nueva deuda en el sector petrolero

  Actualidad

Una nueva deuda en el sector petrolero

Contraloría. Según la gerencia general de la empresa pública Petroamazonas, la Contraloría lleva adelante 17 auditorías al interior de la petrolera.

Contraloría. Según la gerencia general de la empresa pública Petroamazonas, la Contraloría lleva adelante 17 auditorías al interior de la petrolera.

Más deuda. El Gobierno de Lenín Moreno sigue recibiendo facturas de la administración de Rafael Correa. Petroamazonas inició conversaciones para que se cancelen los 3.777 millones de dólares que no han sido transferidos desde el Ministerio de Finanzas a la empresa pública.

El monto, que equivale al 10,84 % del Presupuesto General del Estado para 2018, se acumula desde 2013 y es el resultado de los recursos ofrecidos a Petroamazonas y lo realmente entregado. Es decir, el Gobierno fijaba un monto para las operaciones de la empresa pública más grande del Ecuador pero, al final, desembolsaba menos dinero.

El incumplimiento originado en el Gobierno anterior causó un efecto negativo en Petroamazonas. De ahí se derivan, por ejemplo, los pagos pendientes con Schlumberger por 850 millones de dólares, la emisión de bonos por más de 671 millones de dólares y las facturas acumuladas por la adquisición de derivados a la también empresa pública Petroecuador. Esa cuenta suma, a la fecha, unos 193 millones de dólares, según datos a los que accedió este Diario.

En números, la deuda del Gobierno con la empresa equivale al 78,1 % de toda la inversión que necesita la explotación petrolera en el parque nacional Yasuní. El último estudio de Hidrocarburos muestra que en la reserva se requieren unos 4.832 millones de dólares.

Los 3.777 millones de dólares, según el gerente general de la petrolera, Álex Galárraga, son reconocidos por el Gobierno del presidente Lenín Moreno. El ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, incluso busca alternativas para evitar que el monto crezca.

Galárraga dijo a EXPRESO que 2015 y 2016 fueron los años más duros. En ese periodo se sumaron casi 2.000 millones de la deuda que ahora se reclama (ver cuadro).

¿Cuál fue el motivo? Dos causas originaron la enorme deuda. El primero fue, como en casi todas las fallas de la administración del expresidente Correa, la caída del precio del petróleo. El desplome de los costos frenó el gasto del Gobierno de la autodenominada revolución ciudadana.

El segundo motivo es interno. Petroamazonas tenía, y todavía conserva algunas cuentas con gastos exagerados y mal administrados. Este Diario publicó, el 26 de noviembre, una serie de observaciones de la Contraloría General del Estado al manejo de la empresa en años anteriores. Uno de los cálculos anómalos más alarmantes muestra que, hasta el 31 de diciembre de 2016, Petroamazonas registraba 211,7 millones de dólares por pagar a proveedores. Los proveedores, en cambio, aseguraban que las deudas ascendían a 670,5 millones. Una diferencia de 458,8 millones de dólares derivada, en palabras del ente de control, de un “incumplimiento a la normativa vigente”.

Galárraga asegura que respeta el criterio de la entidad de control y explicó que las recomendaciones determinadas son escuchadas y se trabaja en los correctivos ordenados.

También se desarrollan mecanismos de recorte de gastos. Petroamazonas es la empresa pública más grande del país porque administra la explotación de crudo nacional y cuenta con 7.200 empleados.

Entre los egresos reducidos están, por ejemplo, rentar menos campers -viviendas temporales de los trabajadores- para utilizar los bienes de la empresa. Eso permitió que el rubro de arriendo pase de 10 millones de dólares, en 2015, a 1,56 millones, durante este año.

La renta de camionetas, en cambio, bajó de 6,32 millones de dólares a cero, en el mismo periodo analizado.

Los viáticos, capacitaciones y pago de horas extras también eran parte de los gastos fuertes de Petroamazonas en el Gobierno de Correa. La petrolera gastó, en 2014, 277.000 dólares en viáticos. Este año el rubro no superará, según cifras de la entidad, 34.000 dólares. En total, la ejecución presupuestaria, pasó de 4.735 millones de dólares, en 2014, a 2.904 millones estimados para este año.

La reducción de gastos, aunque considerable, no soluciona el hueco que creó el Ministerio de Finanzas en la estatal. Ante la falta de transferencias, Petroamazonas, este año, recurrió a colocación de bonos y a acuerdos para reestructurar las deudas con las empresas petroleras privadas. En total, 1.521 millones se trabajan por esas vías.

Petroamazonas solicitó la conformación de un comité interinstitucional para saldar la deuda. Finanzas aceptó.

html