Actualidad

Nebot alista respuesta a la agraviada via a la costa

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas es el ente responsable de la carretera que es conocida como vía a la costa; y el Cabildo de los servicios y controles que se deben realizar en las zonas que rodean la red vial.

Problemas. El descuido de áreas verdes que están llenas de basura es uno de los inconvenientes de la vía.

Para el Municipio de Guayaquil las competencias están claras. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas es el ente responsable de la carretera que es conocida como vía a la costa; y el Cabildo de los servicios y controles que se deben realizar en las zonas que rodean la red vial. Es decir, lo que corresponde al carril de servicio, mantenimiento de áreas verdes, parques dentro y fuera de las urbanizaciones, control de vendedores ambulantes, abandono de materiales de construcción que aparecen en los exteriores de las ciudadelas o en los lotes baldíos, etc.

Así lo confirma a EXPRESO su vocero, Jorge Rodríguez. “La vía a la costa es parte de Guayaquil y nosotros somos los que tenemos que establecer el control de todo lo que allí sucede”.

Las molestias por los problemas no solucionados en el sector y la confusión sobre las responsabilidades de cada institución -que fueron publicadas ayer por este Diario- han sido revisadas por el alcalde Jaime Nebot, quien se pronunciará sobre este tema antes de que termine la semana.

Sin embargo, Rodríguez adelantó que luego de las denuncias expuestas, en los próximos días podrían realizarse correctivos a los inconvenientes más urgentes como los correspondientes a Justicia y Vigilancia o Áreas Verdes, y que se pondrán en agenda de planificación de operativos a aquellos que necesiten un mayor estudio o solución a largo plazo.

“Si hay descuidos con la basura, daños en veredas u otros inconvenientes hay que solucionarlos de inmediato... En 24 o 48 horas, siendo muy pesimista, eso debería estar corregido”, menciona.

Los problemas más evidentes, aparte del control del intenso tráfico que se genera, son la falta de limpieza en las veredas del carril de servicio y en el parterre central (donde moradores aseguran que duermen chamberos); la existencia de vendedores ambulantes alrededor del paso peatonal y en los exteriores de las urbanizaciones; y el abandono de las áreas verdes de la zona.

Los vecinos, como publicó este Diario, solicitan la atención a estos agravios que dicen pueden empeorar con el crecimiento poblacional de los próximos años, y con la inauguración del aeropuerto y del puerto de aguas profundas.

“Queremos que las autoridades nos vean como lo que somos: el nuevo polo de desarrollo. Guayaquil no tiene para dónde más crecer y ya deben empezar a pensar en nosotros antes de que ya no se pueda hacer nada”, dice Carlos Pástenes, de Vía al Sol.

Ante la inquietud de por qué estas denuncias no se han solucionado antes, Rodríguez explica que los departamentos municipales llevan una agenda que se marca por orden de prioridad. Los principales factores que se analizan es el volumen poblacional y la necesidad urgente de los trabajos.

Con respecto a la vía y a su deterioro, Rodríguez explica que el Cabildo no puede hacer más allá que sumarse al llamado de los moradores para que Obras Públicas realice una intervención en la carretera, pues hasta que no se entregue la concesión, como sucedió con la vía Perimetral, ellos no pueden realizar modificaciones o bacheos en los retornos.