Irán pide la ley del talión para Trump por la muerte de Soleimaní

  Mundo

Irán pide la ley del talión para Trump por la muerte de Soleimaní

Tras dos años de la muerte de quien estaba al frente de la Fuerza Quds de Irán, el presidente Ebrahim Raisí, pide el mismo destino para el expresidente de EE. UU.

soleimani
El asesinato del general Qasem Soleimaní, hace dos años, genera aún protestas en Irán.Archivo Expreso

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, pidió este lunes la ley del talión para el expresidente de EE.UU. Donald Trump por el asesinato del general Qasem Soleimaní, de cuya muerte se cumplen hoy dos años.

"El violador, asesino y criminal, el expresidente de EEUU debe de ser juzgado, debe de ser sometido a la ley de "ghesas" (talión)", afirmó Raisí en la principal ceremonia en memoria del exmilitar, celebrada en la mezquita Mosala de Teherán.

Soleimaní, exgeneral al frente de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), murió en un bombardeo de un dron estadounidense el 3 de enero de 2020 cerca del aeropuerto de Bagdad cuando Trump era el presidente de Estados Unidos.

El ultraconservador Raisí exigió hoy que Trump, el exsecretario de Estado Michael Pompeo y otros altos cargos estadounidenses sean juzgados en un tribunal "justo" y se les aplique la ley de "ghesas".

En Irán, la ley de "ghesas" es una suerte de ley del talión que permite a la víctima provocar a su agresor el mismo daño que sufrió.

VENGANZA

El presidente iraní avisó de que si Trump y Pompeo no son juzgados la umma (la comunidad musulmana) se tomará la justicia por su mano.

"La umma vengará a Soleimaní si Trump y Pompeo no hacen frente a la justicia", dijo el presidente.

Raisí realizó estas afirmaciones en la mezquita de Mosala, adonde acudieron miles de personas para conmemorar al general con rezos, cantos y hasta con lloros.

Además corearon los habituales "muerte a América" y muerte a Israel".

"Le debemos mucho a Soleimaní, era nuestro deber venir hoy, nunca olvidaremos este crimen", explicó a Efe Khadiye Mohamadí, una vecina de 45 años de Teherán, en la mezquita.

Safaralí Tohidlu, de 72 años afirmó que "he venido para decirle a EEUU que nuestro general no ha muerto, está vivo y nosotros seguiremos su camino".

En este sentido, el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, advirtió de que Soleimaní sigue siendo una amenaza para sus enemigos, aún muerto.

"El mártir Soleimaní es más peligroso para sus enemigos que el general Soleimaní", afirmó Jameneí.

El líder religioso además prometió que Trump pagará por "su crimen", aunque no explicó cómo.

En los últimos días ciudades como Teherán se han llenado de cárteles celebrando al exmilitar, a quien el régimen describe como un "héroe", "mártir", "activista social", "activista contra el cambio climático" y "diplomático", entre otros.