Mundo

¿Por qué el anuncio de una vacuna rusa para la COVID-19 provoca tantas dudas?

Más de 5.000 millones de dosis de vacunas ya han sido adquiridas. El mundo está escéptico ante el anuncio de Rusia de haber dado con la cura

Coronavirus_Rusia_Vacuna
MOSCÚ. Un técnico del Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya, muestra una muestra la vacuna contra la enfermedad del coronavirus COVID-19, desarrollada por Rusia.AFP

Más que alegría generalizada, el mundo reaccionó con escepticismo y prudencia al anuncio que este martes hizo Rusia de que ha desarrollado la primera vacuna "eficaz" contra el coronavirus, que reapareció en Nueva Zelanda después de tres meses y se está agravando de manera preocupante en España, Alemania y Francia y que ya ha contagiado a más de 20 millones de personas.

Coronavirus_Rusia_Vacuna

Rusia anuncia una vacuna anti-COVID-19, que no está curada de controversia

Leer más

La primera reacción provino de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo le recordó al presidente Vladímir Putin, quien había lanzado al mundo la noticia, la necesidad de "procedimientos rigurosos".

QUÉ ALEGA LA OMS

"Estamos en contacto estrecho con los rusos y las discusiones continúan. La precalificación de toda vacuna pasa por procedimientos rigurosos", puntualizó Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS. "La precalificación comprende el examen y la evacuación de todos los elementos de seguridad y de eficacia requeridos recopilados durante los ensayos clínicos", recordó.

La semana pasada la OMS ya se había mostrado dubitativa cuando Rusia afirmó que su vacuna estaba casi lista y recordó que todo producto farmacéutico debe "ser sometido a todas las distintas pruebas y testeos antes de ser homologado para su uso".

Por ahora, "resulta vital aplicar medidas de salud pública que funcionen", dijo el portavoz de la OMS, quien aseguró estar "motivado por la rapidez con la cual se desarrollan algunas vacunas candidatas".

ALEMANIA ESTÁ ESCÉPTICA

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, se muestra escéptico, habla de una falta de transparencia por parte de las autoridades rusas. "El problema es que sabemos muy poco porque las autoridades rusas no actúan de manera muy transparente", afirmó el ministro, y dijo ver "con mucho escepticismo" la vacuna rusa, entre otras cosas, porque no se ha realizado la fase 3 del estudio.

A falta del estudio clínico entre miles de voluntarios, puede ser peligroso comenzar a vacunar demasiado pronto a millones, si no miles de millones de personas, porque si sale mal, puede hacer mucho daño también a la aceptación pública de las vacunas.

Jens Spahn,
Ministro de Salud de Alemania

"Me haría muy feliz si tuviéramos una primera vacuna buena, pero después de todo lo que sabemos -y ese es el problema de base, los colegas rusos nos dejan saber bien poco-, no está suficientemente probada", dijo.

Criticó, asimismo que "no se trata de ser el primero", sino de tener "una vacuna eficaz y probada, y por lo tanto también segura" con la que inmunizar a la población. "Y esa es la parte importante", subrayó.

coronavirus-mundo-oms-vacuna

OMS sobre el coronavirus: "No hay solución y quizá nunca la haya"

Leer más

El experto francés François Balloux, de la University College de Londres, calificó la iniciativa de "decisión irresponsable e imprudente".

LA SPUTNIK V, EN FASE 3 DESDE HOY

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por Rusia fue bautizada "Sputnik V" (V de vacuna, ndlr), en homenaje al satélite soviético, declaró el presidente del fondo soberano implicado en su creación.

"Más de 1.000 millones de dosis" fueron encargas por 20 países extranjeros, afirmó Kirill Dmitriev, precisando que la fase 3 de los ensayos comenzará este miércoles. El fondo soberano indicó que el inicio de la producción industrial está previsto para septiembre.

¿DÓNDE ESTÁN LOS DATOS?

El ministerio de Salud ruso asegura que su vacuna permite "generar una inmunidad prolongada", de hasta "dos años". El problema es que los datos sobre los que reposan estas afirmaciones no han sido publicados.

"Esta declaración es prematura ya que no sabemos si esta vacuna (o cualquier otra) va a proteger contra la COVID-19 ni cuál será la duración de la inmunidad. En realidad, la distancia con las primeras inmunizaciones en el hombre solo es de unos meses/semanas", advierte la viróloga francesa Marie-Paule Kieny, antigua directora general adjunta de la OMS.

En general, hasta ahora, solo se han publicado los resultados preliminares (fase 1 y 2).

Los últimos, son los de la vacuna candidata de la Universidad de Oxford y el de una empresa china, CanSino, publicados el 20 de julio, que han mostrado que son bien tolerados por los pacientes y provocan "una fuerte respuesta inmunitaria".

Pero "no sabemos si estos niveles de inmunidad pueden proteger contra la infección (...) ni si esta vacuna puede proteger a los más frágiles de las formas graves de la covid-19", comentó Jonathan Ball, profesor de virología molecular de la Universidad de Nottingham (Reino Unido).

Un estudio británico publicado a mediados de julio sugiere que la inmunidad basada en anticuerpos podría desaparecer solo en unos meses en el caso de COVID-19, lo que amenaza complicar la puesta a punto de una vacuna eficaz a largo plazo.

MÁS DE 5.000 MILLONES DE DOSIS

Aunque la mayoría de las vacunas experimentales siguen en ensayos clínicos, ya se han comprado anticipadamente al menos 5.700 millones de dosis en todo el mundo, y los primeros encargos han sido adelantados por los Estados Unidos de Donald Trump.

Tres vacunas occidentales y dos chinas están en la fase 3 de experimentación en millares personas. Numerosas compañías fueron subvencionadas para lanzar la fabricación en paralelo a los ensayos a fin de que puedan entregar millones de dosis en 2021, o tal vez a partir del último trimestre de este año.

La universidad de Oxford, asociada al grupo farmacéutico sueco-británico AstraZeneca, espera recoger resultados desde septiembre; mientras que la biotecnológica Moderna, en alianza con los centros estadounidenses de salud (CNH), planea obtenerlos a fin de año o, quizás, en noviembre.

¿QUÉ ALEGA RUSIA?

"Parece que nuestros colegas extranjeros están percibiendo las ventajas competitivas de la vacuna rusa y están intentando expresar opiniones que… no tienen ningún fundamento", dijo este miércoles el ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, a la agencia Interfax.

Aunque son más la voces de desconfianza, hay quienes le apuestan a la vacuna de Putin. El presidente filipino, Rodrigo Duterte, se ofreció voluntario para probar la nueva vacuna rusa, anunció su portavoz. "Creo que la vacuna que han producido es realmente buena para la humanidad". "Seré el primero en probarla".

Mientras que el presidente argentino, Alberto Fernández, felicitó a su homólogo ruso, tras el registro por parte de Rusia de la primera vacuna contra la COVID-19, un hito que, según el mandatario suramericano, "quedará entre las páginas indelebles de la historia de la medicina mundial". "Recibí su anuncio, al igual que millones de argentinos, con un agradecido sentimiento de esperanza", aseveró el jefe de Estado argentino en una carta con fecha 11 de agosto y difundida hoy miércoles.