Muere en Nepal una joven aislada en una ‘choza menstrual’

  Actualidad

Muere en Nepal una joven aislada en una ‘choza menstrual’

U na joven de 18 años ha muerto en Nepal tras ser mordida por una serpiente cuando había sido aislada en una cabaña porque tenía la regla, han informado fuentes locales.

Superstición. Una mujer con la regla, aislada en una cabaña en Nepal.

U na joven de 18 años ha muerto en Nepal tras ser mordida por una serpiente cuando había sido aislada en una cabaña porque tenía la regla, han informado fuentes locales. La chica seguía una tradición por la cual se considera que la menstruación es algo impuro. En algunas zonas alejadas del país asiático se obliga a las mujeres a dormir fuera de sus viviendas durante esos periodos. Esta práctica, que ha sido prohibida por sus nefastas repercusiones, es conocida como chaupadi.

Luego de una larga agonía, Tulasi Shahi murió el viernes 7 por la mañana en el distrito de Dailekh, ha informado a la agencia France Presse el alcalde, Surya Bahadur Shahi. Fue mordida dos veces por una serpiente, en la cabeza y en una pierna, ha indicado el alcalde a la estación CNN.

“La joven pudo sobrevivir siete horas después del ataque de la serpiente, pero murió porque recibió tardíamente un tratamiento médico”, ha explicado Shahi.

En su desesperación la familia de la joven decidió llevarla a un chamán para que la tratara, pero este no pudo curarla. Después, acudieron a un hospital, pero los trabajadores no tenían el antídoto necesario, ha dicho su familia, según The New York Times. “Si ella hubiera recibido el tratamiento adecuado, habría sobrevivido”, ha afirmado Kamala Shahi, una prima de la joven fallecida. “Murió a causa de la superstición”, ha añadido.

La policía local ha confirmado la muerte de la joven, pero no ha proporcionado más detalles. La práctica del chaupadi obedece a la creencia de que las mujeres no pueden ser tocadas cuando tienen la menstruación o tras haber dado a luz. Por ello son apartadas de sus casas -ya que no pueden tocar alimentos, animales o a otras personas- y se ven obligadas a dormir en modestas cabañas, alejadas de sus familias.

Según estadísticas, dos mujeres murieron en 2016 en incidentes separados relacionados con esta práctica. El Tribunal Supremo de Nepal ordenó en 2005 el fin de esta costumbre, que está ligada al hinduismo, pero sigue siendo usual en algunos remotos distritos del oeste del país. De acuerdo con una encuesta del Gobierno nepalí realizada en 2010, y citada por The New York Times, el 19 % de las mujeres de entre 15 y 49 años practicaban entonces el chaupadi.

La proporción aumentaba hasta el 50 % en regiones lejanas del centro oeste y del oeste del país. El Parlamento debate ahora una ley para considerar esta práctica como un delito penado con la cárcel. El País