En El Morro reino el aroma a lisas asadas

  Actualidad

En El Morro reino el aroma a lisas asadas

Hasta el sitio donde está sentado Jacinto Tircio Cruz no le llega el aroma a pescados asados, pero se regodea al imaginar que esas presas dorándose provocan una repentina salivación labios adentro. Es ahí cuando este pescador de Puerto El Morro siente

Oferta. Enormes lisas, de hasta 60 centímetros, se comercializaron en el festival que se realizó ayer.

Hasta el sitio donde está sentado, un fondeadero artesanal, el aroma a pescados asados no le llega a Jacinto Tircio Cruz, de 60 años, pero se regodea al imaginar que esas presas dorándose al carbón provocan en más de uno una repentina salivación labios adentro. Es ahí cuando este pescador de Puerto El Morro siente que la faena del día anterior va camino de cumplir el mayor de sus cometidos.

La mañana y tarde de ayer, decenas de visitantes arribaron desde distintas ciudades cercanas hasta esta parroquia rural, a 14 kilómetros de Playa y a 96 de Guayaquil. Se cumplía la decimotercera edición de un festival gastronómico en el que las lisas asadas son la especialidad.

“Con este evento intentamos recuperar uno de los platos tradicionales en el pueblo”, dice Andrés Anastacio, de la Asociación Eco club Los Delfines, formada por hijos de pescadores, que promueve el turismo como medio de sustento.

Este año se contó con el apoyo de la Empresa Pública Municipal de Turismo. Es por eso que arribaron alumnos y maestros de siete escuelas gastronómicas. También grupos de baile y artistas invitados.

“Venimos a dar apoyo logístico”, dice Diego Jiménez, del Tecnológico Sudamericano. “También ayudamos a que los dueños de los locales ofrezcan y sirvan el producto de una manera adecuada”, explicó.

Muchos visitantes arribaron de Guayaquil. Para Génesis Carriel, quien llegó con un grupo de amigos, es su primera vez. Carmen Soledispa -reside en La Pradera-, dice que esta es su tercera visita, que le gustó la programación. Arribó con su familia.

El Eco club Los Delfines tiene un pequeño complejo. Ahí funciona la sede institucional y la operadora que organiza paseos por el área marina cercana. También cinco restaurantes, los que en estos 13 años fomentaron la degustación de las lisas. Esta vez se duplicó el número de locales.

Todos con asaderos sobre los que entre las 09:00 y las 18:00 se asaron 500 lisas y que se sirvieron como hace medio siglo se lo hacía en las casas de los morreños: acompañada con salsa liviana y un plátano al costado.

El detalle

Los morreños. 35 padres de familias son pescadores. Diez de ellos capturan lisas. Otros 30 integran las cuatro operadoras que promueven paseos marinos.