Monserrat Creamer: “Si desiste la escuela que se prestó al plan piloto, no vamos a forzarla”

  Actualidad

Monserrat Creamer: “Si desiste la escuela que se prestó al plan piloto, no vamos a forzarla”

ENTREVISTA: La Ministra de Educación asegura que el retorno a clases en modo presencial se hará solo con acuerdos entre escuela, comunidad y los COE cantonales

MOSERRAT CREAMER1
Monserrat Creamer es ministra de Educación desde junio de 2019. Tiene más de 30 años de experiencia en el campo educativo.Cortesía

Los estudiantes siguen en espera de que las autoridades tomen decisiones sobre la vuelta a clases en las aulas. La ministra de Educación, Monserrat Creamer, no se atreve a dar fechas.

A1-6514201 (16514201)

Iván Granda renuncia al Ministerio de Inclusión Económica y Social

Leer más

—¿Cuál es el plan retorno que tienen? Están regresando todos, pero no regresa la educación presencial.

El plan retorno lo tenemos totalmente listo. Desde el inicio, el plan tenía tres fases: aprendemos juntos en casa, aprendemos y nos cuidamos juntos y volvemos a la escuela. Tenemos que estar preparados para la segunda fase. Comprendemos el temor de las familias y estamos preparando el retorno para aquellas instituciones que deseen hacerlo, que desee hacerlo la comunidad y los respectivos COE. Será un retorno con alternancia, días sí, días no, todo dependiendo del tamaño de la escuela, de la movilidad interna en los recreos, la clase. Si no hay el acuerdo total no se empieza, ni incluso el pilotaje.

— ¿Por qué no estuvo el tema de la educación presencial en el inicio del debate de la reactivación? ¿Por qué quedó para el último?

— Esto tiene que ver mucho con el ambiente psicoemocional que atraviesa la sociedad. Hemos sido víctimas, en los momentos pico de la pandemia, de pérdidas de seres queridos, de temor y de angustia. También ha afectado la crisis económica. Hay que ir con mucho tino. Cuando las familias vayan perdiendo el miedo, (verán) que es mejor dejar al niño en buen cuidado y en buenas manos, que encerrados y solos en casa, sin saber qué tipo de riesgos corren.

retorno

El posible retorno a las aulas genera angustia en los padres

Leer más

— ¿Se puede volver a las clases presenciales sin planes pilotos?

— De una u otra manera tenemos que retornar a las clases presenciales y lo vamos a comenzar a hacer en el área rural porque son escuelas pequeñas. Si algo bueno se ha dado en estos tiempos es la unión de la escuela y la familia y queremos que así siga.

— ¿Cuándo volverán las escuelas rurales a clase presencial?

— Hicimos un diagnóstico muy preciso de la situación de las escuelas. En la Costa han estado siete meses cerradas y en este momento muchas de ellas están listas. Estamos capacitando a los docentes, haciendo los acuerdos con las familias, con los respectivos COE, y vendrá pronto el retorno de varias poblaciones rurales.

— ¿Por qué aún no tienen una fecha exacta?

— Nunca habrá una fecha exacta. El retorno físico será progresivo, cuando la escuela esté lista, cuando exista el acuerdo con la familia, con la comunidad y con los respectivos COE.

José Serrano preside la comisión que investiga a Eliseo Azuero. 1 sep. 20

Instantáneas coronavíricas - Azuero y Salcedo: Dios los crea...

Leer más

— ¿Y qué pasa con Guayaquil donde no hay acuerdos, donde hay un conflicto con la alcaldesa Cynthia Viteri y ni siquiera se puede aplicar un plan piloto?

—  Todo se tiene que hacer con base a acuerdos y tenemos que estar listos emocional, social y psicológicamente y, por supuesto, con nuestros niños formados y preparados desde las casas. Si desiste la escuela que se prestó, opcionalmente para hacer el piloto, nosotros no vamos a forzarla. Lo que menos queremos es generar tensión y que se convierta en una confrontación política.

— ¿Qué va a pasar con la educación de Guayaquil si hasta fin de año no hay un acuerdo?

Aspirantes a la universidad

Un simulador para practicar el examen de ingreso a la universidad

Leer más

—  Eso hay que preguntarle a Guayaquil y a su respectiva autoridad. El retorno progresivo será con base a acuerdos, con énfasis en el área rural que lo está solicitando. Obviamente, llegará un momento en que Guayaquil tendrá que tomar la decisión de si se quiere reactivar la educación.

—  ¿La planificación de ustedes qué dice? ¿Cuándo todo el país estará en educación presencial?

— No quisiera, como dicen los abogados, prevaricar. Se viene el retorno progresivo a clases y cuando menos nos demos cuenta, ya estaremos en algún tipo de contacto presencial. Estamos listos para cuando el COE nacional y los cantonales digan que es el momento de volver.

— La educación virtual no alcanza a cubrir las necesidades de educación. ¿Están midiendo el retraso en los alumnos?

—  Siempre se habla de clases virtuales, clases en línea, y nosotros siempre aclaramos que no son solo virtuales y solo en línea porque eso sería excluir al 65 % de los estudiantes y esa no es la realidad. En la plataforma educativa del Ministerio de Educación ellos pueden bajar la información. Tenemos 1’400.000 usuarios permanentes solo con el régimen Costa; ahora se duplicará con el Sierra. Allí están conexiones a otras 30 plataformas. Hasta los textos están digitalizados, a pesar de que se los hemos dado de manera impresa.

—  ¿Pero están midiendo y supervisando el progreso o retraso de los estudiantes?

—  Por supuesto que sí. Se cerró el ciclo Sierra con el sistema de evaluación por portafolio para garantizar que no abandonen el sistema.

—  ¿Pero cómo lo miden?

— A través de los portafolios. Los docentes envían actividades semanales, los estudiantes las realizan y guardan en el portafolio. Cuando el docente lo revisa, mira cuáles son las que no pudo hacer como estaba esperado en el desarrollo de actividades o comprensión de conocimientos. Todo esto nos sirve para saber dónde reforzar. Eso es lo que vamos a hacer en el inicio de clases en la Sierra. Haremos un diagnóstico más riguroso cuando haya un retorno presencial y en eso estamos trabajando.

—  ¿Cómo se está preparando a los estudiantes para rendir las pruebas Ser Bachiller?

— Los estudiantes de tercer año de bachillerato están en la plataforma AWA, en la que tienen tutores y aulas virtuales, conscientes de que solo el 50% puede acceder. También estamos fortaleciéndolos y acompañándolos para que usen la plataforma educativa del Ministerio de Educación y, a su vez, tienen otras plataformas libres.

—  ¿Con eso van a poder rendir las pruebas y poder obtener los puntos que les permite acceder a un cupo en la Universidad.

— Por supuesto. Como siempre, no podemos garantizar que todos ingresen. Las pruebas de Senescyt, que están haciendo para el ingreso a las universidades, serán también de diferentes maneras. Hemos tratado de que lo que se evalúe sea lo que los chicos realmente han alcanzado a ver. De todas maneras, estamos formando a nuestros estudiantes en mayor autonomía y responsabilidad. Ellos tienen que hacer un esfuerzo de acceder, ahora más que nunca, a los miles de recursos que están a la mano para poder igualarse y prepararse para el ingreso a la educación superior.

— ¿Cómo saben que los maestros están utilizando bien las herramientas que tienen?

— Sabemos que las están utilizando bien. Hemos abiertos más de 600.000 cupos para la capacitación de los docentes. Desde que inicio esto, en marzo, han estado intensamente capacitándose. Hemos abiertos cuentas de correo para todos los docentes y estudiantes del país para que puedan generar espacios virtuales y les hacemos un seguimiento.

¿Cómo se ayudó a los maestros a pagar los costos? ¿Se les dio recursos?

En muchos casos hemos podido. Estamos trabajando en el proyecto conectando al futuro, estamos poniendo puntos de conectividad en todas las zonas. Ellos han podido trabajar en teletrabajo y en ese sentido, ellos tienen optimización de recursos en otros rubros como movilización, alimentación. Ellos no se comunican las seis horas diarias; están pendientes de sus alumnos, por whatsaap, por llamadas, presencialmente en muchos de los casos con grupos pequeños.

— ¿Pero hay maestros impagos?

— Lastimosamente, no se ha podido pagar de manera puntual a los docentes. En este momento se les debe agosto y obviamente se está haciendo el esfuerzo para pagarle.

— ¿Recortes de personal?

— Hay recortes. Hemos hecho supresión de partidas. Hay personas que están prestas a la jubilación, personas en estado de vulnerabilidad que están presto a la supresión de sus partidas o su liquidación para retirarse. Hemos hecho todo optimizando recursos, viendo cuales son los puestos indispensables. Estamos analizando los distributivos de docentes para estar seguros porque hay unidades educativas que tienen excesos y otras que tienen déficit.

— ¿Están cambiando profesores de una unidad educativa a otra?

Eso está pasando porque hemos logrado que los procesos de nombramiento definitivo, como Quiero Ser Maestros 6, se cumplan a pesar de la crisis. Solo en este año, están ingresando con nombramiento definitivo 11.732 docentes, unos ya estaban en el sistema y otros son nuevos.

— ¿Cuántas partidas han suprimido?

— Como 1.900 partidas. No tengo la cifra exacta, siempre se está evaluando.

— ¿Cómo evitan que, por la pandemia, la diferencia entre la educación pública y la privada sean más grande porque las condiciones no son iguales.

— Se cree que la educación particular tiene mayor calidad que la educación pública. Esa es una percepción sin mayor fundamento. La educación particular, a la que valoramos muchísimo y que cubre un 23%, es muy heterogenia. Lo mismo sucede en la educación fiscal, que es el 77%. Lo que sí es inadecuado es esta fragmentación de lo particular y lo público, eso no tiene sentido.

— ¿Cómo se está preparando a los estudiantes para rendir las pruebas Ser Bachiller?

Los estudiantes de tercer año de bachillerato están en la plataforma AWA, en la que tienen tutores y aulas virtuales, conscientes de que solo el 50% puede acceder. También estamos fortaleciéndolos y acompañándolos para guiar a que recursos pueden acudir en la plataforma educativa del Ministerio de Educación que, a su vez, y tienen otros plataformas libres.

— ¿Con eso van a poder rendir las pruebas, pasarlas y poder obtener los puntos que les permite acceder a un cupo en la Universidad.

— Por supuesto. Como siempre, no podemos garantizar que todos ingresen. Las pruebas de Senescyt, que están haciendo para el ingreso a las universidades, serán también de diferentes maneras. Hemos tratado de que lo que se evalúe sea lo que los chicos realmente han alcanzado a ver. Esperamos que así sea. De todas maneras, estamos formando a nuestros estudiantes en mayor autonomía y responsabilidad. Ellos también tienen que hacer un esfuerzo de acceder, ahora más que nunca, a los miles de recursos que están a la mano para poder igualarse y prepararse para el ingreso a la educación superior.

— Y los chicos que no tienen la presión de los padres y tampoco de los profesores. ¿Cómo se lidia con eso de forma virtual?

— Uno de los grandes avances es fortalecer la autonomía de nuestros estudiantes. Esas son precisamente habilidades para la vida que se tienen que fortalecer porque así se vienen los cambios en educación. Será una educación con alternancia, híbrida, con el complemento de diferentes recursos y nuestros estudiantes tienen que ser responsables y no estar con el docente encima, poniéndole buena o mala nota, o con los papás regañándoles o haciendoles los deberes. Los papas no sacan nada haciéndoles las tareas a los hijos.

— ¿Cuántos niños han abandonado la educación en esta pandemia?

— Nos encantaría decir que es cero. Siguiendo a niño por niño, en lo amplio y profundo del país, hemos logrado identificar a 1.500 niños, de más de 1’850.000 de la Sierra y Amazonía que terminaron el año lectivo anterior, que no entregaron su portafolio.