Los militares unen su voz contra el Gobierno

  Actualidad

Los militares unen su voz contra el Gobierno

El círculo militar de Guayaquil concentró a los retirados de esta ciudad que, unidos, elevaron su voz de rechazo al descabezamiento del alto mando registrado el viernes, con el que ocho altos oficiales de la Marina y de la FAE entraron en proceso de d

Los suboficiales retirados Alejandro Valverde y César Delgado, sentados junto a altos oficiales en servicio pasivo de las Fuerzas Armadas (Estupiñán, Unda y Molestina), dijeron sentirse ofendidos e insultados por el presidente Correa, por intentar crear d

Oficiales y tropa, en servicio pasivo, unen sus voces para protestar contra el gobierno de Rafael Correa, por lo que consideran una desestabilización y desinstitucionalización de las FF. AA.

El círculo militar de Guayaquil concentró a los retirados de esta ciudad que, unidos, elevaron su voz de rechazo al descabezamiento del alto mando registrado el viernes, con el que ocho altos oficiales de la Marina y de la FAE entraron en proceso de disponibilidad.

El almirante Hugo Unda, excomandante de la Marina y exministro de Defensa, lidera el grupo que también encabezan el exsubsecretario de Defensa, contralmirante Jhonny Estupiñán; el excomandante de la Infantería de marina, Alan Molestina; el capitán Milton Muñoz, presidente de la Asociación de Militares de Servicios Pasivos de la FAE y los suboficiales César Delgado y Alejandro Valverde, este último delegado de los militares retirados ante el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa). Todos, a viva voz, rechazaron lo que consideran atropellos a la institución militar y a sus militares activos y pasivos.

Fue el almirante Unda quien leyó el manifiesto de doce párrafos en el que acusan al presidente de “sistemáticamente” debilitar la institucionalidad y cohesión de las Fuerzas Armadas; de haber interferido en la aplicación de la justicia por las resoluciones de los consejos de disciplina; y de agravar la situación del Issfa con la promulgación de la que consideran “inconstitucional Ley de Fortalecimiento del Issfa y el Isspol”, que creen que está encaminada a desaparecer a estos seguros.

Dos son sus exigencias al presidente: que respete la institucionalidad de las FF. AA. y la estabilidad del mando; y que cese sus atropellos contra la entidad y no la utilice para distraer o desviar la atención del pueblo, sobre los gravísimos actos de corrupción descubiertos en entidades del Gobierno.

Los pasivos también hicieron una exhortación al personal militar activo para que garantice la transparencia de las elecciones del 19 de febrero.

Desde Quito se sumaron otras voces. La del general Oswaldo Jarrín (Ejército), exjefe del Comando Conjunto y exministro de Defensa, quien cree que todo lo ocurrido en los últimos dos años no es casual ni hechos aislados. Los considera actos de provocación permanente, que afectan la capacidad operativa de las FF. AA. Se ha atentado, dice, contra la estructura, mandos, jerarquía, subordinación y el seguro social. Él cree que hay una agenda prevista para destruir a las Fuerzas Armadas.

Otro general, Ernesto González, exjefe del Comando Conjunto, habla de un “abuso que no ha existido en la historia del país”. Un almirante no se hace en cinco o diez años, sino en 30 o 35 años.