La mensualizacion de los decimos, a ritmo premioso

  Actualidad

La mensualizacion de los decimos, a ritmo premioso

La propuesta suma de a poco. La mensualización de las remuneraciones decimotercera y decimocuarta, establecida en la Ley de Justicia Laboral, no convence a la mayoría de ciudadanos. Según el Ministerio de Trabajo, en 2015 hubo 309.897 empleados que se

La mensualización de los décimos, a ritmo premioso

La propuesta suma de a poco. La mensualización de las remuneraciones decimotercera y decimocuarta, establecida en la Ley de Justicia Laboral, no convence a la mayoría de ciudadanos. Según el Ministerio de Trabajo, en 2015 hubo 309.897 empleados que se acogieron a la alternativa. De ellos, el 50,8 % son trabajadores privados (157.640) y el 49,13 % son servidores públicos (152. 257).

La cifra es baja si se compara con el total de personas empleadas en cada sector. En las empresas privadas, por ejemplo, hay más de 1,2 millones de contratados. Solo el 13 % optó por la mensualización.

En el sector público hubo más aceptación. El 30 % de los 507.523 prefirieron recibir sus décimos fraccionados.

Durante la discusión de la modalidad, en abril de 2015, el presidente Rafael Correa dijo que la mensualización “es buena para la economía, sobre todo una dolarizada”. El argumento fue que el trabajador podía ahorrar el valor mensual en una institución financiera y ganar intereses.

Para el Estado también había beneficios. En diciembre, marzo y agosto los desembolsos por décimos disminuirían y no complicarían el pago para la burocracia.

El viceministro de Trabajo, José Gálvez, en su comparecencia a la Comisión de Derechos de los Trabajadores de la Asamblea, el martes, también defendió la norma vigente. Aseguró que el proceso de mensualización se cumple y que las cifras lo demuestran.

Nelson Erazo, presidente de la Unión General de Trabajadores, no está de acuerdo. Él considera que el número de personas que mensualizan su ingreso extra “es bajo”.

A sus ojos, los empleados saben que ese dinero acumulado es un alivio para los gastos por el ingreso a clases y la Navidad. La cultura del ahorro, reconoce, no se practica con frecuencia en nuestro país.

Con él coincide Xavier Ordeñana, economista e investigador de Escuela Superior Politécnica del Litoral. La visión de los ecuatorianos, resalta, es tener ese dinero ahorrado para las épocas de mayores egresos. “Es bueno que exista la flexibilidad para decidir si se desea mensualizar o no, pero vemos que los ciudadanos prefieren tener un ahorro”, dijo a EXPRESO.

La Ley de Justicia Laboral estableció, además, la figura de despido ineficaz para mujeres embarazadas y sindicalistas y creó el Consejo Nacional de Trabajo, ente integrado por empresarios, trabajadores y Gobierno.