Mejor te quedas

  Actualidad

Mejor te quedas

¿Destituir al presidente es dar un golpe de Estado? A patadas como siempre, sí. Pero de acuerdo con la Constitución y respetando las garantías del debido proceso, no. Esa es la diferencia. Como en Guatemala el año pasado y el 2012 en Paraguay. Y como no pretendo convencer a nadie de dar un golpe, voy a explicar qué es la destitución presidencial. Lo primero es que nace como un atributo esencial del presidencialismo (Const. EE.UU., art. 2) y se trata de un procedimiento democrático, tan válido como el llamado a elecciones, pues fue aprobado por el pueblo en referéndum. Aquí existe desde 1835 y tiene un fin simple: si el funcionario lo está haciendo mal, impide que lo siga haciendo. Por eso la Constitución argentina establece como causal el mal desempeño en el ejercicio del cargo. Saben que si se emperra en hundirlos es menos nocivo cambiar de mandatario que mantenerlo. Tal como sucede aquí, donde tenemos ya una deuda impagable y además innecesaria, pues los organismos multilaterales nos prestarían a un costo menor. Si hay algo cierto, es que le hemos regalado parte de la bonanza petrolera a la China. Y que si él sigue, nos seguirá endeudando. ¿O alguien lo duda? Sin embargo, inteligentes voces se han alzado en contra de la destitución, esgrimiendo como argumento que “un golpe de Estado” sería darle gusto al que sabemos. Y que hay que obligarlo a que termine su mandato. Francamente, a mí me importa un soberano rábano si le damos gusto o no. Debemos pensar primero en el país. Y que mañana mismo podríamos comenzar a hacer lo necesario para enderezar el rumbo y no sacrificar 15 meses más. Y que no se necesita ningún golpe. El art. 130 CRE le garantiza el derecho a la defensa y permite convocar a elecciones en 7 días. Pero pensándolo bien, yo que soy un irresponsable y veo feo que te estén diciendo “ya ándate”, creo que -para no darte gusto- es mejor que te quedes y termines de hundirnos, mientras los genios de la democracia siguen abogando por los jirones de un -hace rato inexistente- “Estado de derecho”. Será divertido terminar de irnos a la...¿Cochinchina?

colaboradores@granasa.com.ec